Análisis

Club de Prensa de Cachemira: los periodistas en la región no pueden trabajar libremente

La asociación está preocupada por el "hostigamiento y el interrogatorio frecuente" de periodistas, dice un comunicado.

Ekip   | 11.02.2020
Club de Prensa de Cachemira: los periodistas en la región no pueden trabajar libremente Exhibición de periódicos a la venta en Srinagar, Cachemira, el 24 de septiembre de 2019. Archivo. ( Faisal Khan - Agencia Anadolu)

Jammu y Cachemira

El Club de Prensa de Cachemira dijo el lunes que desde el pasado 5 de agosto, cuando Jammu y Cachemira, administrados por la India, fueron despojados de su autonomía política, el gobierno "no está permitiendo que los periodistas y los medios de comunicación operen libremente".

"Como si el cierre de Internet de seis meses no fuera suficiente, las agencias de seguridad están empleando ataques físicos, amenazas y citaciones a periodistas para intimidar a los periodistas", dijo un comunicado emitido en una reunión del club, que cuenta con más de 270 periodistas miembros.

La reunión se convocó dos días después de que Naseer Ahmad Ganai, que trabaja para la revista india de noticias Outlook, y Haroon Nabi, reportero de la agencia local de noticias CNS, fueran interrogados en el centro clave de contrainsurgencia de la policía de Cachemira, llamado Cargo, en la capital regional Srinagar, el sábado.

Ambos habían publicado una declaración emitida por la organización separatista prohibida Jammu y el Frente de Liberación de Cachemira, llamando a un ataque el 9 y 11 de febrero, los aniversarios de la muerte de Afzal Guru, quien fue ahorcado por su presunto papel en un ataque al parlamento de la India, y de Maqbool Bhat, el fundador del frente, que fue ahorcado en 1984.

Los dos periodistas dijeron que revelarán cómo recibieron la declaración, que se envió por correo electrónico a todos los periodistas y organizaciones de noticias, además de información sobre sus familias y parientes cercanos.

"El acoso y el interrogatorio de periodistas en Cachemira por parte de la policía por motivos endebles es un veredicto condenatorio sobre las pésimas condiciones en las que operan los medios", dijo el comunicado, el más fuerte en los últimos seis meses.

La declaración citó los ejemplos de los periodistas Irfan Amin Malik (recogido por policías en su casa el 14 de agosto de 2019 y detenido durante la noche en la estación de policía); Peerzada Ashiq (interrogada por la policía y presionada para revelar fuentes de su historia sobre detenciones); Zubair Dar y Muzamil Matoo (golpeados en noviembre mientras cubrían oraciones en un santuario); y Azaan Javaid y Anees Zargar (golpeados por la policía mientras cubrían una protesta estudiantil).

El 30 de noviembre, según la declaración del club, Basharat Masood (Indian Express) y Hakeem Irfan (Economic Times) fueron convocados al centro de carga y "fueron interrogados por la policía por sus historias".

Los hombres fueron detenidos el 23 de diciembre por la policía en Handwara, mientras investigaban una historia y fueron llevados a la oficina del superintendente de policía donde les dijeron que "están tratando de provocar a la gente".

El interrogatorio de los dos llevó a una delegación de periodistas a reunirse con un alto funcionario policial. Un periodista presente en la reunión le dijo a la Agencia Anadolu, bajo condición de anonimato, que el funcionario le dijo a la delegación de una manera "muy amable" que "todos se están portando bien".

"Dijo ‘pero solo los medios y los militantes no se están portando bien", dijo el periodista.

Periodistas que luchan por trabajar

Hasta el 25 de enero, cuando se restableció el acceso a Internet de baja velocidad en los teléfonos, con la posibilidad de que solo se pudiera acceder a 301 sitios web aprobados por el gobierno, los periodistas se vieron obligados a trabajar desde una instalación gubernamental que tenía 11 computadoras. En promedio, 250-300 periodistas visitaron el centro diariamente.

“Al hacer que todos los periodistas trabajen bajo un mismo techo, haciendo que luchen por unos minutos de acceso a Internet, el gobierno se aseguró que el periodismo producido en Cachemira sea muy limitado. Sentíamos que nos vigilaban cada minuto. Y no se podía protestar porque la reunión de más de cuatro personas en un lugar público era un delito penal", dijo Hamid, quien pidió que se lo citara solo por su segundo nombre.

Hamid dijo que la restauración de internet no ha facilitado el trabajo de los periodistas. A muchos reporteros, que trabajan para organizaciones de noticias locales, se les ha pedido que prometan que no usarán las redes sociales ni accederán a sitios web no autorizados por el gobierno.

Un periodista que trabaja para un diario en inglés le dijo a la Agencia Anadolu: “No firmé el compromiso. Le dije a mi jefe que preferiría no usar el internet de la oficina porque esto es muy humillante”.

El periodista dijo que las autoridades han empleado varios métodos para aumentar y mantener la presión sobre los periodistas, citando el ejemplo de dos periódicos, Greater Kashmir y Kashmir Reader, que fueron privados de todos los anuncios del gobierno meses antes de que se impusiera la represión de las comunicaciones y la seguridad el 4 de agosto. Aún no se han publicado anuncios para Kashmir Reader, cuya publicación fue prohibida durante tres meses en 2016.

La Agencia Anadolu intentó, sin éxito, ponerse en contacto con los principales funcionarios policiales y civiles para obtener su versión. Actualizaremos la historia una vez que su declaración esté disponible.

*Maria Paula Triviño contribuyó con la redacción de esta nota.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.