Política, Análisis

Camino hacia el 'impeachment', posibles consecuencias sobre Trump y su aspiración a reelegirse

Nancy Pelosi, líder Demócrata en la Cámara de Representantes de EEUU anunció el inicio de las investigaciones para buscar un juicio político contra el mandatario estadounidense.

Juan Felipe Velez Rojas   | 25.09.2019
Camino hacia el 'impeachment', posibles consecuencias sobre Trump y su aspiración a reelegirse NUEVA YORK, EEUU - SEPTIEMBRE 24, 2019: El residente de Estados Unidos, Donald Trump, inicia su discurso en la 74a sesión de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, Estados Unidos, septiembre 24, 2019. (Erçin Top - Agencia Anadolu).

BOGOTÁ, Colombia

Por: Juan Felipe Vélez Rojas

La Cámara de Representantes de Estados Unidos anunció el inicio de una investigación previo al proceso de 'impeachment' contra el presidente Donald Trump, investigación que se centrará en la llamada que hizo el presidente en julio a su homólogo ucraniano, Volodymyr Zelensky.

Según varios medios estadounidenses, Trump intentó presionar a Zelensky para que investigara al hijo del ex vicepresidente y candidato Demócrata a la presidencia Joe Biden, Hunter Biden, a cambio de entregar cerca de USD 400 millones en ayuda procedente de EEUU.

Tras la presión política, la Casa Blanca reveló este miércoles la transcripción de la llamada y en ella se escucha al mandatario estadounidense hablar sobre una investigación por corrupción en contra de Burisma Holdings, una compañía de gas natural en Ucrania donde el hijo de Biden tendría participación desde 2014. Una semana antes el presidente Trump habría congelado la ayuda para ese país.

Pese a que Trump niega a haber presionado a su homólogo ucraniano, los Demócratas parecen esta vez estar decididos a continuar con el proceso y llevar al presidente ante un juicio en el Senado.

“Las acciones tomadas hasta la fecha por el presidente han violado gravemente la Constitución (...) Esta semana, el presidente admitió haber pedido al presidente de Ucrania que tome medidas que lo beneficien políticamente. Las acciones de la presidencia de Trump revelaron el hecho deshonroso de la traición del presidente de su juramento, la traición de nuestra seguridad nacional y la traición de la integridad de nuestras elecciones”, indicó Nancy Pelosi, líder Demócrata y presidenta de la Cámara de Representantes del Congreso de EEUU.

Ante ello, la Casa Blanca acusó al Partido Demócrata de destruir cualquier posibilidad de progreso legislativo al continuar concentrando toda su energía en ataques políticos partidistas.

“Sus ataques contra el presidente y su agenda no solo son partidistas y patéticos, sino que están en incumplimiento de su deber constitucional”, señaló la Casa Blanca en un comunicado.

¿Cómo afectaría el impeachment a EEUU?

Para el analista político de la Universidad del Externado en Colombia, Javier Garay, EEUU sigue siendo la potencia por excelencia. Para esta nación es poco relevante, o le interesa muy poco, la imagen que tenga el resto del mundo de ella.

“EEUU ha atravesado crisis históricamente que generaron burlas y críticas internacionales, pero eso no afectó bastante el estatus internacional del país, incluso en momentos en donde se consideraba que estaba perdiendo hegemonía, como es el caso actual”, reitera Garay refiriéndose a casos como el escándalo en la era del gobierno de Ronald Reagan sobre la venta de armas a Irán entre 1985 y 1986; el de Mónica Lewinsky en el 98 e incluso, el de las elecciones presidenciales del 2000 entre George W. Bush y Al Gore, que fueron supuestamente viciadas en un estado del país.

Respecto a las consecuencias en la política interna, Garay afirma que podría haber una profundización de la mala imagen que ya tiene Washington DC en el resto del país.

“Por un lado, los seguidores de Trump lo podrían considerar un mártir, porque ellos lo han visto como alguien que no pertenece al ‘establishment’ de la política tradicional en Estados Unidos, entonces él ha sido un perseguido, un maltratado etc. Y, por otro lado, si se llegase a comprobar que Donald Trump ha participado y ha tenido estos malos manejos, ellos podrían convertir esto en una evidencia más de como ese ‘establishment’ en Washington daña a las personas”, explicó el analista.

El politólogo cree que el escándalo que se que ha generado alrededor de Trump no afectará su posibilidad de ser reelegido e identifica dos condiciones.

La primera, según, Garay, radica en que no hay un claro contendiente en el Partido Demócrata y la segunda porque el Partido Republicano ha hecho muy bien el trabajo de entender el sistema electoral estadounidense: el Colegio Electoral.

“Los Republicanos no se han concentrado tanto en ser populares entre la mayoría de la población. La razón por la que Trump ganó es que se concentró en hacer campaña en aquellos estados que podía ganar y fue con la suma de todos estos colegiados con la que ganó la votación en el Colegio Electoral, mientras que los Demócratas se concentraron en generar emociones que claramente les funcionaban para aquellos que ya estaban convencidos con su causas pero que no funcionan en los que no están convencidos”, reiteró el experto.

De esta forma, el proceso que lleve al 'impeachment' podría devolverse al Partido Demócrata si este no sabe jugar bien sus cartas ante el Congreso y la opinión pública. No en vano la misma Pelosi se mantuvo reacia a realizar uno, especialmente tras el informe investigador Robert S. Mueller, sobre la trama rusa en las pasadas elecciones de 2016.

En ese momento la política demócrata dijo: "Trump nos está provocando para que le hagamos un 'impeachment'. Sabe que sería muy divisivo para el país, pero a él realmente no le importa. Simplemente quiere solidificar su base”.

¿Qué es un impeachment?

Es un juicio político establecido por la Constitución de EEUU por medio del cual un alto cargo público puede ser destituido, en este caso puede llevar a la posible destitución del presidente.

Según establece la Constitución estadounidense, un presidente debe ser destituido de su cargo “si es acusado de y condenado por traición, soborno, u otros crímenes o delitos graves”.

Para que se llegue a esta instancia, primero cualquier miembro del Gobierno debe presentar una resolución pidiendo la destitución del presidente si considera que el mandatario cometió alguno de los delitos ya mencionados. En este punto, la Cámara de Representante, compuesta por 435 miembros, evaluará las acusaciones.

Para que arranque el 'impeachment' es necesario que sea aprobado por mayoría simple (51%), es decir 218 miembros de la Cámara de Representantes. Considerando que los Demócratas tienen la mayoría (222 escaños) es muy posible que pase.

Tras su aprobación, el proceso se traslada al Senado donde iniciará el juicio que será presidido por el presidente de la Corte Suprema de EEUU, John Glover Roberts Jr.

Durante el juicio, los miembros de la Cámara de Representantes servirán como fiscales mientras que los miembros del Senado servirán como jurado. El presidente tiene el derecho de nombrar abogados defensores.

Tras finalizar el juicio en el Senado, compuesto por 100 legisladores de los cuales actualmente 53 son Republicanos, procederá a una votación. Si una mayoría de dos tercios (67% o 62 miembros) encuentra culpable al presidente, este será destituido de su cargo y el vicepresidente asumirá el cargo por el resto del mandato.

Solo dos presidentes han sido llevados a juicios políticos: Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1998.

Johnson fue llevado a juicio por supuesto abuso de poder. El 16 de mayo de 1868, 35 senadores votaron para condenar al presidente por "crímenes y delitos menores", mientras que 19 senadores votaron por la absolución. Por un solo voto no se alcanzaron los dos tercios y Johnson se salvó de ser destituido.

Por su parte, el proceso de Clinton inició el 19 de diciembre de 1998 por perjurio y por obstrucción de la justicia.

El entonces mandatario había negado tener relaciones sexuales con la becaria de la Casa Blanca, Monica Lewinsky. Sin embargo, cuando fue interrogado en agosto del 98 el mandatario aseguró que tuvo una “relación inapropiada con Lewinsky”. Clinton también fue acusado de querer obligar a mentir a la pasante para que esta señalara que no habían tenido ninguna relación.

Con una votación de 228 a favor y 206 en contra por la primera acusación y 221 a favor y 212 en contra por la segunda, Clinton fue llevado a juicio ante en Senado el 7 de enero de 1999.

Luego de casi cuatro semanas de juicio, solo 45 senadores votaron por declarar culpable a Clinton de perjurio y 50 por el cargo de obstrucción, muy lejos de conseguir los dos tercios de votos que necesitaba para su destitución.



El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida. Póngase en contacto con nosotros para obtener las opciones de suscripción.