Análisis

¿Qué tan afectada se ve Rusia con las sanciones en el acceso al sistema de comunicaciones financieras SWIFT?

Aunque la comunidad internacional considera vital hacerle más difícil a Rusia el acceso al sistema bancario global, Moscú ha resistido las sanciones durante años y se ha preparado para lo peor.

ANKARA, Turquía   | 03.03.2022
¿Qué tan afectada se ve Rusia con las sanciones en el acceso al sistema de comunicaciones financieras SWIFT? (Agencia Anadolu)

Aysu Bicer
En medio del creciente rechazo internacional por la guerra en Ucrania, las sanciones económicas se convirtieron en la medida favorita de los líderes mundiales contra Rusia. Entre ellas, una que ha despertado polémica es el uso de la red internacional de comunicaciones financieras SWIFT en contra de Moscú.

Estados Unidos, la Unión Europea, Reino Unido y Canadá dieron a conocer el fin de semana pasado que se bloqueó el acceso de ciertos prestamistas rusos al SWIFT. 

La medida se dio en medio de pronunciamientos de Ucrania respaldándola. "No seré diplomático en cuanto a esto. Todos los que ahora dudan sobre si se debe expulsar a Rusia del SWIFT deben entender que la sangre de hombres, mujeres y niños ucranianos inocentes también estará en sus manos. Expulsen a Rusia del SWIFT", afirmó recientemente el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba.
 
Pero ¿qué tan efectico es el uso de SWIFT para sancionar a Rusia? Daniel Treisman, politólogo de la Universidad de California en Los Ángeles, y fundador y director del Russia Political Insight Project, afirmó que el estrés financiero generado en la restricción del acceso al SWIFT puede ser “de mucho ruido y pocas nueces”.
 
"SWIFT es esencialmente un sistema de mensajería mediante el cual los bancos se comunican sobre las transferencias monetarias y no el sistema que realmente realiza las transferencias", indicó en declaraciones a la Agencia Anadolu.
 
Por tal motivo, explicó que aunque negar el acceso al SWIFT genera problemas a corto plazo a los bancos, en principio, no es tan difícil superar estos obstáculos.
 
“Rusia ya ha creado su propio sistema sustituto, que ha estado funcionando para transacciones internas y podría potencialmente extenderse a transacciones internacionales”, explicó, al referirse al Sistema de Transferencia de Mensajes Financieros (SPFS), fundado por Moscú en 2014. "Así que creo que el énfasis en el SWIFT está un poco fuera de lugar", destacó.
 
Según Treisman, de hecho, ha habido sanciones más severas como las dirigidas al emisor Banco de Rusia.
 
Estas medidas contra el Banco implicarían, según el experto, "congelar sus activos en depósitos y bonos extranjeros” lo que calificó como un paso "que inmovilizaría una gran parte de los más de USD 630.000 millones en divisas y reservas de oro de Rusia".
 
Un agujero en las sanciones
 
Por su parte, Barry Eichengreen, economista de la Universidad de California en Berkeley, dijo que expulsar a los bancos rusos del SWIFT y prohibir que los bancos estadounidenses y de la eurozona hagan negocios en Rusia podría ejercer una presión significativa sobre la economía rusa.
 
El experto advirtió que, no obstante, ·No todos los bancos rusos han sido expulsados SWIFT, y no todas las transferencias financieras hacia y desde empresas rusas están prohibidas, al menos hasta el momento".
 
"Todavía se están llevando a cabo pagos desde Europa Occidental a los exportadores de gas natural rusos, y los bancos y las compañías más íntimamente involucradas en el negocio de la energía han sido exentos hasta ahora", agregó. “Eso es un agujero en las sanciones que habrá que cerrar, y hacerlo será doloroso para ambas partes”, advirtió.
 
Sobre la congelación de las reservas de divisas del banco central ruso, Eichengreen advirtió que sirven para evitar una intervención que estabilice el rublo, así como préstamos en dólares y euros a las empresas necesitadas.

 “Sin embargo, el banco ha estado trasladando sus reservas de los bancos centrales y comerciales extranjeros al Banco de Pagos Internacionales, donde probablemente seguirán estando disponibles libremente", indicó.

El Banco de Pagos Internacionales es una institución financiera internacional con sede en Suiza que es propiedad de varios bancos centrales, según explicó el experto.
 
"Puedes ver este movimiento en los datos recientes del Fondo Monetario Internacional (FMI)", enfatizó.
 
Según Eichengreen, las sanciones no pueden evitar que el presidente ruso, Vladimir Putin, intente tomar el control de Ucrania, pero pueden hacer que sea más doloroso para él hacerlo, al alentar una oposición interna a su ofensiva.
 
"Entonces podría considerar una forma de limitar sus ambiciones y declarar la victoria al mismo tiempo. Es demasiado pronto para decir qué forma podrían tomar esas ambiciones más limitadas", agregó.
 
¿Pueden las sanciones hacer cambiar de idea a Rusia?
 
Dmitry Peskov, el portavoz del Kremlin, sostiene que las sanciones occidentales no harán que Rusia cambie de rumbo.
 
"EEUU es fanático de las sanciones, y esta práctica se ha extendido a Europa. Probablemente creen que pueden persuadirnos de cambiar nuestra posición mediante sanciones. Evidentemente, esto es imposible", indicó a los periodistas este martes.
 
El portavoz resaltó: “Las acciones agresivas contra nuestro país son ahora de una naturaleza ultraconcentrada. Pero estas acciones también se han presentado antes”.
 
Rusia ha sido objeto de sanciones de Occidente desde 2014, cuando se anexionó ilegalmente la península ucraniana de Crimea. Debido a esta experiencia, miembros de la comunidad internacional cuestionan la efectividad de este tipo de medidas para cambiar el comportamiento de Moscú.
 
"Creo que las sanciones que hemos tenido en los últimos ocho años en realidad no han demostrado haber funcionado", señaló Nicholas Mulder, un historiador de la Universidad de Cornell, al medio de comunicación estadounidense NPR.
 
De acuerdo al académico, Rusia parece haber tomado precauciones frente a las sanciones y estar "mejor preparada para una perturbación económica inicial que hace ocho años".
 
Mulder detalló que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, podría lograr más éxito en el cambio de comportamiento de Rusia al aliviar las sanciones que al aumentarlas.
 
Pese a las dudas sobre su eficacia, los líderes mundiales se han mostrado a favor del uso de tales sanciones económicas como elemento disuasorio, en lugar de involucrarse en la guerra. Y, si no pueden disuadir a Rusia de continuar su guerra en Ucrania, quizás puedan al menos ayudar a evitar el estallido de una Tercera Guerra Mundial.

*Traducido por Aicha Sandoval Alaguna.
El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.
Temas relacionados
Bu haberi paylaşın