Mundo, Análisis

¿Por qué el río Nilo es la fuente de discordia entre Egipto y Etiopía?

La oposición egipcia contra la construcción de la Gran Presa del Renacimiento la llevó a presentar una queja contra los etíopes ante el Consejo de Seguridad de la ONU, sin acudir a instancias regionales como la Unión Africana, según opinan expertos.

Addis Getachew Tadesse   | 19.05.2020
¿Por qué el río Nilo es la fuente de discordia entre Egipto y Etiopía? Represa en construcción en Etiopía. Archivo (Agencia Anadolu)

Addis Abeba

Cada vez son más fuertes las tensiones en la región del Nilo oriental generadas por la disputa entre Egipto y Etiopía por la construcción y el proceso de llenado de la etíope Gran Presa del Renacimiento (ERGE), que se está construyendo en el afluente más largo del mundo.

La oposición de Egipto contra el plan de Etiopía para terminar la represa, de un costo aproximado de USD 5.000 millones, llevó al país egipcio a presentar una queja ante el Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU).

Sin embargo, la decisión del Gobierno egipcio no sentó muy bien en la región. Algunos políticos y expertos consideraron que Egipto debió haber agotado otras instancias regionales para encontrar una solución, como la Unión Africana (UA), un cuerpo panafricano de 55 miembros.

El 1 de mayo, Egipto se quejó formalmente ante el CSNU, acusando a Etiopía de desviar las aguas del río Nilo para llenar su ERGE, en la región de Benishangul-Gumuz, a 15 kilómetros al este de la frontera con Sudán.

En su queja ante el CSNU, Egipto señaló a Etiopía de adoptar una política de obstruccionismo y prevaricación que ha socavado el proceso de negociación.

"El objetivo general de Etiopía era, y sigue siendo, el ejercicio de un control ilimitado sobre el Nilo Azul, incluso llenando y operando la ERGE sin considerar los intereses de los países aguas abajo", resaltó la queja egipcia.

También ha culpado a Etiopía por dañar los derechos de los Estados ribereños aguas abajo, al tratar de asegurar un derecho sin restricciones para emprender proyectos futuros.

Se cree que la presa será la central hidroeléctrica más grande de África y la séptima más grande del mundo.

Ver también: Negociaciones de la represa del Nilo terminaron sin acuerdo

Por su parte, aunque Etiopía indicó que ha preparado su respuesta a la queja, no dejó de criticar a Egipto por llevar el tema al CSNU e ignorar a la UA.

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, había solicitado la intervención del actual presidente de la UA, el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, para mediar entre los países y así buscar resolver el problema del agua.

Etiopía, Egipto y Sudán, que también ha presentado sus quejas ante el megaproyecto hidroeléctrico etíope, habían iniciado conversaciones pero estas se interrumpieron en febrero cuando Estados Unidos, mediador, produjo un documento que se interpretó como fuertemente inclinado a favor de El Cairo.

Egipto lanza presión diplomática

"Los egipcios en los últimos tiempos han lanzado una presión diplomática múltiple sobre Etiopía, consciente de una ley internacional del agua que garantiza los derechos de los países ribereños a utilizar los ríos dentro de sus respectivas fronteras nacionales", explicó a la Agencia Anadolu Silabat Manaye, escritor y reportero principal del Fana Broadcasting Corporate, con sede en Adís Abeba.

Silabat, autor de un libro sobre política del Nilo, dijo que durante años las potencias extranjeras han conspirado contra Etiopía para evitar que use las aguas de Abbay, el nombre local del río Nilo Azul.

“Etiopía tiene 65 millones de personas (de un total de 110 millones de personas) sin electricidad. Completé mis estudios sin electricidad. Me molesta eso”, resaltó el experto.

Zerihun Abebe, un diplomático que es miembro del equipo de negociación etíope, dijo que estaba sorprendido por la actitud de Egipto por llevar la queja ante el CSNU y acusar a Etiopía de "unilateralismo".

El funcionario señaló que Etiopía tenía el derecho soberano de llenar la presa construida dentro de sus fronteras y con fondos locales.

“Etiopía invitó a Egipto y Sudán y compartió detalles sobre la ERGE en 2012 y puso en marcha un proceso de conversaciones trilaterales. Y eso se basó en la posición firme de Etiopía sobre el principio de cooperación, asociación regional y para encontrar una solución beneficiosa para todos", explicó el diplomático.

Según el ministro de Agua y Energía de Etiopía, Seleshi Bekele, su país durante muchos años compartió más de 150 documentos técnicos con Egipto y Sudán.

El ministro rechazó la acusación de recurrir al unilateralismo y aseguró que Etiopía se ha comprometido con el multilateralismo tanto regional como internacionalmente.

Establecida en 1999, la Iniciativa de la Cuenca del Nilo (NBI), una asociación intergubernamental, había estado proporcionando un foro de consulta y coordinación entre 10 países para resolver los problemas de intercambio de agua. Los países incluyeron Burundi, RD Congo, Egipto, Etiopía, Kenia, Ruanda, Sudán del Sur, Sudán, Tanzania y Uganda. Eritrea es una observadora.

Ver también: Etiopía se retira de reunión en Washington sobre la controvertida presa del Nilo

Pero Egipto dejó el NBI cuando se decidió establecer una Comisión del Nilo. Un Acuerdo Marco Cooperativo (CFA) que ya ha sido ratificado por cuatro países, incluido Uganda.

Cuando seis países lo ratifiquen, se convertiría en un tratado internacional para gobernar todas las actividades en la cuenca del Nilo. Los líderes de los países ribereños serán miembros de la muy esperada Comisión del Nilo.

Proceso de llenado de la represa

Según el Ministerio de Agua y Energía de Etiopía, se planea llenar la presa en un periodo entre cuatro o siete años para evitar la escasez de agua en los países aguas abajo.

Se espera que la primera etapa de llenar la presa, con 4.900 millones de metros cúbicos, comience en julio para probar dos turbinas. La segunda etapa de llenado agregará 13 mil millones de metros cúbicos de agua.

El Grupo Internacional de Crisis (ICG) había recomendado una serie de pasos para evitar la escalada de tensiones en la región.

El asesor de ICG para Etiopía, William Davison, cree que con la queja presentada ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Egipto busca presionar a Etiopía para que firme el proyecto de acuerdo patrocinado por Estados Unidos.

“Es poco probable que esto tenga éxito, ya que no hay señales de que Etiopía esté dispuesta a revertir su posición. En lugar de la escalada diplomática, Egipto debería volver al proceso trilateral y alentar a Etiopía a proponer nuevas medidas de mitigación de la sequía, que han sido un punto clave ", expresó.

Además, recomendó que Etiopía se reuniera con Egipto para considerar su solicitud de un arbitraje de terceros, tal vez para utilizar un mecanismo africano de resolución de disputas en lugar del proceso internacional. El primer ministro etíope también debería volver a comprometerse a negociar un acuerdo integral de ERGE con Egipto y Sudán, explicó.

El ICG declaró además que si las partes no pueden llegar a un acuerdo integral, deberían centrarse en cerrar un acuerdo inicial durante los primeros dos años de cumplimiento.

"Eso institucionalizaría la cooperación y proporcionaría una base adecuada y más tiempo para finalizar un acuerdo global sobre el llenado y la operación de ERGE", dijo el asesor de ICG.

Sin embargo, tanto Egipto como Sudán rechazaron la perspectiva de un acuerdo inicial sobre el primer llenado como lo sugiere el ICG.

Así mismo, Etiopía señaló que no está obligada a informar a Egipto de sus horarios de llenado.

*Juan Felipe Vélez Rojas contribuyó con la redacción de esta nota.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.