Política, Análisis

¿Logrará España conformar por fin un gobierno estable?

Este 10 de noviembre el país ibérico se alista para las cuartas elecciones generales desde 2015, en las que cinco partidos compiten en medio de un complicado panorama de alianzas políticas.

Juan Felipe Velez Rojas   | 09.11.2019
¿Logrará España conformar por fin un gobierno estable? BARCELONA, ESPAÑA. (Adria Puig - Agencia Anadolu).

BOGOTÁ, Colombia

Por: Juan Felipe Vélez Rojas

La imposibilidad para conformar una coalición en el poder obligó al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, a convocar por cuarta vez desde el 2015, elecciones generales para este domingo 10 de noviembre.

En las elecciones previas que se realizaron en abril de este año, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) liderado por Sánchez, fue el más votado, pero no logró la mayoría en el Congreso de los Diputados, requerida por la ley española para que Sánchez fuera investido como presidente en propiedad del poder ejecutivo.

Esto llevó a meses de negociaciones en el bloque de izquierda compuesto por el PSOE, Podemos y diferentes grupos nacionalistas, que tenían la mayoría parlamentaria, pero que no consiguieron conformar una coalición para ascender al poder.

La actual situación es relativamente nueva para España, un país acostumbrado a cierta estabilidad parlamentaria, pues durante la mayor parte de su reciente historia democrática, la nación ibérica fue dominada por dos partidos: el PSOE y el Partido Popular (PP).

Sin embargo, desde 2015, con el ascenso de partidos como Podemos, Ciudadanos y más recientemente Vox en la escena política española, el Gobierno se ha fracturado cada vez más, lo que hace la formación de gobiernos de mayoría más difícil.

Según el diario El País de España, la inestabilidad política ha tenido costos muy altos para la sociedad ibérica, cada elección cuesta alrededor de EUR 140 millones (USD 153 millones). Según el portal de transparencia Newtral los costos del Parlamento español, incluidos los salarios, los gastos y los viajes, superaron los EUR 23,8 millones (USD 26,1).

¿Cómo está el panorama electoral para este 10 de noviembre?

En un sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) el PSOE se ubica en el primer lugar con el 32,2% de votos; seguido por el partido de derecha PP con el 18,1%; el partido de izquierda Unidas Podemos (UP) con el 14,6%; el partido de centro derecha Ciudadanos (Cs) 10,6%, seguidos de cerca por el partido de extrema derecha Vox con el 7,9%, además de Más País con el 2,9%.

De hacerse realidad este sondeo, el PSOE se quedaría con unos 113 ó 150 escaños; el PP entre 74 y 81; Ciudadanos entre 27 y 35; UP con 33 y el Vox entre los 14 y los 21 y Más País entre 3 y 4.

De mantenerse esta tendencia ninguno de ellos lograría la mayoría absoluta necesaria, es decir 176 de los 350 escaños del Congreso de los Diputados.

Además, la posibilidad de una alianza entre el partido de Sánchez con Podemos cada vez se ve más lejana cuando en los días previos a las elecciones Sánchez y Pablo Iglesias, líder de UP, intercambiaron fuertes acusaciones.

El presidente del Gobierno en funciones acusó a Iglesias “de bloquear España con la derecha e independentistas”, refiriéndose a los continuos impedimentos de Podemos para conformar un gobierno de coalición y a la posición de este partido sobre Cataluña, a favor del referendo, el diálogo político y la no judicialización del conflicto. Críticas que también extendió a los partidos de derecha a quienes acusó de centrar sus ataques al PSOE para que este no logre “conformar un gobierno fuerte y estable, un gobierno progresista”.

Iglesias, por su parte, aseguró que el PSOE solo busca sacar a Unidas Podemos de cualquier ecuación de Gobierno y lograr un pacto a escondidas con el PP.

Ante el complejo panorama político español, el licenciado en Ciencias Políticas de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, Roger Senserrich, cree que para estas elecciones la fragmentación en la izquierda y en la derecha depende de la fuerza que puedan tener los partidos emergentes como Podemos, Ciudadanos, Más País y Vox y si estos pueden o no arrebatarles votos a los partidos tradicionales (PP, PSOE).

Senserrich señala que el UP se ha debilitado desde el inicio de la campaña y las propuestas de Más País no “han cuajado” muy bien en el electorado español, razón por la cual los votos de la izquierda española recaerían en el PSOE de Sánchez.

Sobre la derecha española, el analista resalta que la fragmentación de esta dependerá de la debilidad de Ciudadanos.

“Lo que parece es que Cs, que era un partido que tenía que ser la alternativa al PP, ha tenido un liderazgo muy errático en los últimos meses y parece que esto les está haciendo mucho daño. Están perdiendo mucho del voto moderado que está volviendo al PP y el voto más radical de derecha ahora tiene campo en el Vox. Así que Ciudadanos está viendo su base electoral usurpada tanto por un lado como por el otro”.

El politólogo resalta que, si la fragmentación de la derecha se mantiene, es decir, si partidos como Vox y Ciudadanos le arrebatan votos al PP, y la izquierda se consolida en el PSOE, el partido de Sánchez podría sacar un buen resultado sin mucho esfuerzo.

“No sabemos hasta qué punto lo que veremos será una sustitución de Vox por Ciudadanos o veremos una semi extinción de Cs, que pasará a tener solo 14 ó 15 escaños”, señala Senserrich.

Las recientes manifestaciones en Cataluña y el independentismo también generarán un impacto en las elecciones de este 10 de noviembre, temas que han dominado el debate en España en los últimos años y que según el experto, juegan más a favor de los partidos de derecha, especialmente de la extrema derecha.

“La sentencia en Cataluña ha hecho que el debate electoral se centre en la pregunta de ¿qué se va a hacer con los catalanes? ¿qué se va a hacer con los disturbios? Esos no son temas que favorecen a la izquierda en España”, asevera el analista.

Pese a que los sondeos dan como vencedor al partido de Sánchez, Senserrich reitera que es muy probable que uno o dos partidos tengan un resultado diferente al generado en los sondeos, dado el complejo panorama electoral del país ibérico y más en un momento en el que cinco partidos son viables políticamente.

A esto se agrega el peso de Cataluña que tiene un sistema electoral propio, es la única autonomía que carece de una ley electoral propia, lo que se traduce en que un partido con pocos votos recibe casi los mismos escaños que otro partido que logró más votos.

De esta forma, Cataluña puede alterar los resultados electorales en contra de Sánchez, quien ha mostrado una política contra la emancipación catalana, y a favor de los partidos independentistas.

“Lo que es probable, sea como sea el Parlamento que salga, con socios fragmentados, todo el mundo saldrá con incentivos para formar gobierno, porque un segundo fracaso en la conformación de gobierno hará mucho daño al país”, resalta Senserrich.

*Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de la Agencia Anadolu.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida. Póngase en contacto con nosotros para obtener las opciones de suscripción.