Política, Análisis

¿Las relaciones entre Estados Unidos y Rusia volvieron al nivel de la Guerra Fría?

La ampliación por parte del presidente estadounidense, Joe Biden, de las sanciones económicas y diplomáticas contra Rusia, y la posterior respuesta del Kremlin han deteriorado las relaciones entre ambos países.

Profesor Ilyas Kemaloglu     | 03.05.2021
¿Las relaciones entre Estados Unidos y Rusia volvieron al nivel de la Guerra Fría? Bandera de Rusia y de Estados Unidos. (Archivo Agencia Anadolu)

ESTAMBUL

Por: Prof. Ilyas Kemaloglu*

Desde 2012, cuando Vladimir Putin fue elegido presidente de Rusia por tercera vez, las relaciones entre Washington y Moscú han atravesado un período problemático.

La situación en 2012 resultó de varios hechos políticos y económicos. Rusia había comenzado a seguir una política exterior más activa al cerrar su deuda externa a principios de la década de 2000 y centrando su atención en la antigua geografía soviética.

La posterior represión rusa a las denominadas revoluciones de colores, respaldadas por Occidente, contra líderes dictatoriales en repúblicas exsoviéticas causaron que las "buenas relaciones" entre Rusia y los Estados Unidos se terminaran a partir del 11 de septiembre de 2001.

La competencia militar entre las partes, heredadas del período de la Unión Soviética, la expansión militar de Moscú frente a la OTAN y la Unión Europea (UE), las revoluciones de colores en la geografía de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) y la Primavera Árabe en el Medio Oriente fueron factores que debilitaron la relación de EEUU y Rusia.

Por otro lado, la presión de Estados Unidos sobre la UE para que limitara su cooperación con Rusia, especialmente en el campo de la energía, tiene un gran efecto en la creciente competencia entre los dos países y la tensión en las relaciones.

Posteriormente, Estados Unidos acusó a Moscú de interferir en sus elecciones presidenciales de 2016, llevando las relaciones bilaterales al nivel similar al de la era de la Guerra Fría.

No hubo una mejora en las relaciones durante el período del expresidente de EEUU Donald Trump, del que se presume que fue elegido gracias a la intervención de Rusia, y ahora las partes han enfrentado el riesgo de un conflicto militar varias veces desde el juramento de Joe Biden.

Sin duda, un conflicto militar directo entre Estados Unidos y Rusia no es algo realista hoy en día. Sin embargo, la ampliación de Biden de las sanciones económicas y diplomáticas impuestas en los últimos años al acusar a Rusia de intervenir en las elecciones en EEUU, y la respuesta del Kremlin a esto, ha generado que las partes minimizaran mutuamente el personal en sus embajadas.

El regreso de Estados Unidos

¿La única razón de la tensión en las relaciones es que Estados Unidos acusa al Kremlin de estar involucrado en las elecciones presidenciales de 2016?

Después de ganar las elecciones, Biden afirmó inmediatamente que "Estados Unidos estaba de regreso y listo para gobernar y liderar el mundo”. Esta declaración fue un presagio del hecho de que países como Rusia y Turquía tendrán más problemas con EEUU en el próximo período.

Turquía y Rusia aumentaron su influencia en una amplia geografía desde el Medio Oriente hasta el Cáucaso durante el Gobierno de cuatro años de Trump en el que la política de "Estados Unidos primero" pasó a primer plano.

A EEUU le preocupa la presencia de Rusia y Turquía en Oriente Medio y el Cáucaso, que son de gran importancia en muchos aspectos, especialmente en el energético.

Además, aunque difieren en muchos temas, el acercamiento entre Rusia y Turquía sin duda no es una situación que guste a la Casa Blanca. Como resultado de esto, Washington está utilizando la llamada carta de “genocidio armenio” contra Turquía y quiere poner a Moscú en una situación muy difícil con sus intentos de aislar a Rusia. Para ello, por un lado, se incrementaron las sanciones impuestas a Rusia y, por el otro, se desencadenaron crisis diplomáticas con muchos países.

El mismo día que la administración de Joe Biden declaró que, por un lado, aumentaría las sanciones contra Rusia, por otro, afirmó que estaba dispuesta a desarrollar la cooperación con Moscú de acuerdo con sus propios intereses.

Un ejemplo de esto es el proyecto del gasoducto North Stream-2. EEUU presiona a la UE para que limite su cooperación con Rusia en el campo de la energía, mientras que aumentó la tasa de petróleo que recibe de Rusia en 2020 (un 7% del total de las importaciones de petróleo de los Estados Unidos son de Rusia).

La tensión entre Estados Unidos y Rusia en Europa

Hoy, especialmente los países del antiguo bloque del Este, están experimentando una crisis diplomática con Rusia. En Bulgaria, que está considerando aumentar la cooperación con Rusia en el campo de la energía, los oficiales de inteligencia rusos aumentaron "repentinamente" sus actividades, mientras que estudios de inteligencia indicaron que Moscú habría estado relacionada con una explosión en República Checa en 2014.

Algunos países que casi llegaron a un acuerdo para recibir la vacuna rusa contra el coronavirus (COVID-19) Sputnik V, comenzaron a expulsar diplomáticos rusos.

Los países bálticos expulsaron a un diplomático ruso cada uno en el marco de la política de solidaridad con el "ala oriental" de la UE.

La respuesta de Rusia a esto también fue rápida. El hecho de que los acontecimientos en Bulgaria, República Checa y otros países tuvieran lugar después de que Biden llegara al poder y estallara la crisis diplomática con Moscú hace que se cuestione la influencia de EEUU en estos acontecimientos.

Washington ha demostrado así que contará con el respaldo de la UE en su política contra Rusia y los otros países a los que quiere "castigar", y que el acercamiento UE-Rusia no será una expectativa realista en al menos los próximos cuatro años.

Esto se debe porque, a pesar de que los países que hoy están viviendo una crisis diplomática con Rusia son los últimos miembros de la UE - exaliados de Moscú - esta crisis sí afecta negativamente a las relaciones del Kremlin con la UE en general.

Por otro lado, esta situación revela la influencia de EEUU en los países del antiguo bloque del Este y que el "caballo de Troya" de EEUU en Europa no solo es Polonia.

Entonces, ¿quién es el perdedor de esta lucha?, países como Siria, Libia, Georgia, Ucrania, Armenia ... la lista puede crecer. Aunque Rusia y Estados Unidos luchan por el dominio en muchas regiones, ninguno de ellos lucha entre ellos por un tercer país.

Lo ocurrido en Ucrania, Armenia y Bielorrusia en los últimos meses ha sido una muestra de esto. Por tal razón, es hora de que estas repúblicas revisen sus políticas para no que no salgan perdiendo de los problemas entre Washington y Moscú.

*El profesor Ilyas Kemaloglu es miembro del Departamento de Historia de la Universidad de Mármara de Turquía.

**Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente la postura editorial de la Agencia Anadolu.

*** Camilo Hernández contribuyó a la redacción de esta nota.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.