Análisis

¿Cuál es la futura estrategia de seguridad de la administración Biden?

El Gobierno de EEUU reconoce que el panorama mundial ha cambiado, pero está comprometido a reconstruir alianzas y contrarrestar a los adversarios en ascenso, como Rusia y China.

Dr. Hamza Karcic   | 21.04.2021
¿Cuál es la futura estrategia de seguridad de la administración Biden? El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en su primera conferencia de prensa oficial en la Casa Blanca. (Oliver Contreras - EPA- Agencia Anadolu)

ESTAMBUL

Por: Dr. Hamza Karcic

La Casa Blanca publicó en marzo de 2021 la 'Guía estratégica provisional de seguridad nacional', un texto de 23 páginas que expuso la perspectiva de la administración de Joe Biden en el cambiante panorama mundial y los nuevos desafíos para Estados Unidos.

La administración Biden es consciente de la retirada del país del escenario internacional durante los últimos cuatro años, con todas las consecuencias derivadas de ello. Así mismo, es consciente de lo polémicas y polarizadas que se han vuelto las políticas y las instituciones internas, donde la política interior y exterior se han entrelazado en un grado sin precedentes.

La nueva administración es inflexible en su objetivo de 'Build Back Better' (reconstruir mejor), un lema que transmite en la conciencia los enormes desafíos que enfrenta Estados Unidos en los campos nacionales e internacionales, pero también mantiene presente la esperanza de un futuro mejor.

¿Qué dice el documento estratégico sobre la política exterior de Estados Unidos? Va desde temas generales sobre África, hasta muy específicos sobre la situación en el sudeste asiático.

Estados Unidos se enfrenta a una serie de desafíos, desde potencias emergentes hasta el cambio climático. Cuatro Estados-nación figuran como adversarios de Estados Unidos: China, Rusia, Irán y Corea del Norte.

La administración Biden identifica claramente a China como la principal amenaza para su papel global y para un orden internacional abierto y liberal. El documento establece las bases para contrarrestar el creciente poder del gigante asiático.

De ahí el compromiso estadounidense de "profundizar la asociación con India y trabajar junto a Nueva Zelanda, así como Singapur, Vietnam y otros Estados miembro de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean)".

La administración también se compromete a "garantizar que Estados Unidos, no China, establezca la agenda internacional, trabajando junto a otros para dar forma a nuevas normas y acuerdos globales que promuevan nuestros intereses y reflejen sus valores".

Ver también: El acuerdo Irán-China en medio de la transición de poder mundial

Esto se extiende al apoyo a los aliados regionales, incluido Taiwán, pero también a monitorear de cerca los desarrollos en Hong Kong, la región china de Xinjiang y el Tíbet. Si bien anuncia una posición firme sobre China, Estados Unidos no descarta la posibilidad y probabilidad de cooperación en temas de interés mutuo.

El siguiente en la jerarquía de adversarios de este documento es Rusia, cuyo papel se describe como de "perturbador" y "desestabilizador".

A diferencia de China, Rusia se menciona de paso y no se presenta ningún camino para contrarrestar su creciente influencia. En términos de amenazas regionales, Irán y Corea del Norte se detallan y la administración se compromete a contrarrestar su influencia.

La nueva administración también asume varios compromisos al trazar su curso en los asuntos internacionales. Se destaca la importancia que le da al Tratado del Atlántico Norte (OTAN), con la afirmación de que Estados Unidos "reafirmará, invertirá y modernizará" a la Alianza.

Aunque está ausente cualquier mención a la ampliación de la OTAN. Esto es particularmente preocupante para los países balcánicos que buscan anclar su estabilidad dentro del 'paraguas de seguridad' más amplio que la OTAN les ofrece.

La región corre el riesgo de quedar en el limbo con la búsqueda de Bosnia y Kosovo para unirse a la OTAN. Además, está notablemente ausente la noción de reforzar las fuerzas de la OTAN en Europa central y oriental y los países bálticos. El documento reconoce que la "presencia de Estados Unidos será más sólida en el Indo-Pacífico y Europa", pero se trata de generalidades desprovistas de vías políticas específicas.

La administración Biden se compromete a trabajar para poner fin a las "guerras para siempre" en las que Estados Unidos ha estado involucrado y se compromete específicamente a poner fin a la de Afganistán.

Para ser un documento estratégico que generalmente se enfoca en el papel internacional de Estados Unidos, está marcado por un enfoque significativo en asuntos domésticos. Un tema presente en este documento es que Estados Unidos necesita “reconstruir mejor su 'casa'" para proyectar su fuerza y dar forma a los resultados a nivel mundial.

El documento afirma que la democracia es una de las ventajas fundamentales de Estados Unidos y que trabajar para mantener y promover la democracia en casa es una prioridad fundamental.

La necesidad de revitalizar la democracia y reconstruir la sociedad estadounidense son prioridades. Este es un reconocimiento del grado en que las instituciones democráticas estadounidenses se han visto socavadas durante los últimos cuatro años y una declaración explícita de intención de revitalizar las instituciones.

La nueva administración busca corregir el curso y volver a encaminar a Estados Unidos, después del periodo de Donald Trump, que resultó en una reducción y debilitamiento autoinfligido del papel global estadounidense.

También es digno de mención, para un documento de estrategia de seguridad nacional, el enfoque en el crecimiento de la clase media de Estados Unidos, y la búsqueda de una variedad de vías con el fin de lograr este objetivo.

La Guía estratégica provisional de seguridad nacional' aboga por el regreso de Estados Unidos al escenario global. La nueva administración reconoce que el panorama de la seguridad mundial ha cambiado, pero está comprometido a reconstruir alianzas y contrarrestar a los adversarios en ascenso.

*El autor es profesor asociado en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Sarajevo.

**Juan Felipe Vélez Rojas contribuyó con la redacción de esta nota.

***Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de la Agencia Anadolu.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.