Política, Análisis

Estados Unidos derrota a Trump

El hecho de que los demócratas lograran el control de la Cámara sobre los republicanos es, en sí mismo, una gran hazaña.

Hussain Abdul-Hussain   | 09.11.2018
Estados Unidos derrota a Trump

WASHINGTON

Por primera vez en seis años, los estadounidenses les dieron a los demócratas una victoria en las elecciones nacionales, poniendo fin a una racha de triunfos a los radicales de derecha, que con frecuencia piensan en ellos mismos como nacionalistas populistas.

La retoma de la mayoría demócrata en el Congreso podría ser una de las primeras señales de que un movimiento nacionalista mundial (y a veces fascista) podría estar cambiando su curso.

El mundo podría estar recuperándose de años de demagogia, para ponerse en camino de regreso a las viejas y sanas políticas, que oscilan entre el centro a la derecha y el centro a la izquierda.

El presidente Donald Trump, quien ha dirigido una agenda llena de fanatismo y odio, intentó disminuir la importancia de la pérdida de su partido al señalar que los republicanos lograron expandir su mayoría en el Senado. Trump también alardeó de dos victorias en las contiendas de gobernador en Florida y probablemente en Georgia.

Aun así, el hecho sigue siendo que, sin importar cómo Trump y los republicanos intenten hacer un giro sobre los resultados de las elecciones estadounidenses de 2018, los mismos ciudadanos que le dieron su victoria al presidente de Estados Unidos en 2016, principalmente en los estados del centro-occidente de Michigan, Wisconsin, Iowa y Pensilvania, ahora han abandonado la retórica “nacionalista” de Trump y volvieron a apoyar una visión más moderada y globalista de las cosas.

Desde que los republicanos ganaron el poder de la Cámara de Representantes y muchas otras elecciones locales en 2010, el partido se embarcó en una misión de manipular a los distritos de tal manera que creyeran que podían garantizar su dominio durante los siguientes diez o veinte años.

El hecho de que los demócratas lograran el control de la Cámara sobre los republicanos es, en sí mismo, una gran hazaña.

Para entender qué tan lejos han llegado a manipular los republicanos a los distritos electorales, se debe considerar que, a medida que el conteo de votos continúa y se espera que otorgue a los demócratas una mayor diferencia de votos, las encuestas muestran que el Partido Demócrata venció al Partido Republicano rival por al menos siete puntos porcentuales del voto popular.

Aunque dicho porcentaje indique un surgimiento significativo, o inclusive una “ola azul”, esto a duras penas se vio reflejado en el número de escaños que les arrebataron a los republicanos.

El 7% de los 435 escaños de la Cámara de Representantes equivale a 30 asientos, lo que significa que los demócratas debieron haber ganado la mitad de los escaños más otros 30, o 248. En cambio, se estima que a los demócratas le darán un máximo de 230 asientos. Con sus trucos electorales, los republicanos eliminaron unos veinte escaños de la mayoría demócrata.

Pero puede que las matemáticas no sean un tema importante en este punto. Lo que está en juego es que el movimiento del nacionalismo populista global no es una mayoría en los Estados Unidos, ni está en aumento en otros lugares. El mismo Trump logró la presidencia aún después de haber perdido en términos de voto popular en contra de Hillary Clinton, por unos tres millones de votos de diferencia.

En las elecciones de 2018, aunque los republicanos fortalecieron su mayoría en el Senado con 51 escaños, el registro total de los votos demuestra que los demócratas recibieron más de siete millones de votos más que los republicanos en la contienda por el Senado.

Otras señales sugieren que el “populismo nacional” del ala derecha tiene un futuro sombrío, como se puede ver en la composición demográfica de los votantes. Mientras que los votantes demócratas eran en su mayoría estadounidenses jóvenes, universitarios y racialmente diversos, los votantes republicanos eran mayores, no universitarios y en su mayoría estadounidenses blancos. Las mujeres, por su parte, preferían a los demócratas sobre los republicanos en más de 10 puntos porcentuales.

Tales cifras sugieren que el “populismo nacional” no estaba realmente en aumento con el brexit, la elección de Trump y el fuerte desempeño de otros extremistas de derecha radical en Europa y América Latina. Las victorias populistas nacionales han sido más un último hurra, que un movimiento en aumento o en expansión.

Más allá de la política, el mensaje que dejan las elecciones de este año en Estados Unidos es que el mundo se está convirtiendo en una aldea global y que no hay vuelta atrás para los días de la segregación entre las filas de las contiendas, la religión, el género o las preferencias sexuales.

El antiguo régimen “nacionalista” pudo haber sacudido un poco las cosas en los últimos años, tal vez como un último impulso previo a su desaparición. Sin embargo, el curso de la historia continuará y la oleada de racismo y nacionalismo eventualmente parecerá un hipo.

Esto no significa que los republicanos de Estados Unidos o que la derecha a nivel mundial esté condenada. Llegará el día en que los demócratas perderán su mayoría en la Cámara de Representantes. Las elecciones mantendrán a las diferentes ramas del gobierno oscilando entre la derecha y la izquierda.

Lo que significan las elecciones de Estados Unidos del 2018 es que el ala derecha fue únicamente una aberración que mantuvo el poder por un tiempo, antes de que los radicales volvieran a las sombras como una fuerza marginal.

El mundo está en camino de regresar a las políticas normales que se turnan entre la derecha y la izquierda. El presidente Trump bien puede unirse a la política normal o arriesgarse a perder la Casa Blanca, de la misma forma en que su forma de política radical le costó a él y a su partido la mayoría en el Congreso.

*Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de la Agencia Anadolu.

*Daniela Mendoza contribuyó con la redacción de esta nota.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida. Póngase en contacto con nosotros para obtener las opciones de suscripción.