Política

Expertos de la ONU muestran su preocupación por nuevas leyes en Cachemira

Los lugareños enfrentan una menor representación política y participación desde que se revocó la autonomía de la región.

Hilal Mir   | 17.04.2021
Expertos de la ONU muestran su preocupación por nuevas leyes en Cachemira SRINAGAR, KASHMIR, INDIA - AGOSTO 05: Fuerzas militares toman medidas de seguridad durante el primer aniversario de la revocatoria del artículo 370 que eliminó el estatus especial de Jammu y Cachemira, en Srinagar, Cachemira, el 5 de agosto, 2020. (Faisal Khan - Agencia Anadolu).

JAMMU Y CACHEMIRA

La pérdida de autonomía en agosto de 2019 y la introducción de nuevas leyes pueden llevar a un nivel reducido de representación política y participación de grupos locales en Jammu y Cachemira administrados por India, según expertos de la ONU.

Esta preocupación fue expresada por cinco relatores especiales de la ONU en una carta al Gobierno indio entregada el pasado 10 de febrero, que la ONU hizo pública este sábado.

Los relatores que firmaron la carta son: relator para temas de minorías, promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y expresión; derechos a la libertad de reunión pacífica y asociación; formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia; y relator especial sobre la libertad de religión o creencias.

Los relatores aseguraron que grupos nativos como cachemiros, dogri, gurjari, pahari, sikh, ladakhi y otras minorías enfrentaron niveles reducidos de representación y participación política debido a la "abolición del Gobierno regional y su poder para legislar".

Antes del 5 de agosto de 2019, Jammu y Cachemira, administrado por India, era el único estado que tenía su propia constitución y una asamblea bicameral que podía hacer leyes.

Otra disposición eliminada por Nueva Delhi, el artículo 35A, prohibía a los forasteros comprar propiedades o solicitar puestos de trabajo en el Gobierno en la región.

No solo se derogaron estas disposiciones, sino que también el estado se dividió en dos territorios, Ladakh y Jammu y Cachemira, gobernados centralmente.

Jammu y Cachemira administrada por India está actualmente gobernada directamente por Nueva Delhi a través de un vicegobernador.

En la actualidad, no hay ningún miembro de la comunidad musulmana de Cachemira, el grupo étnico más grande de la región, en la secretaría del gobernador.

Los relatores dijeron que la nueva ley de ciudadanía "puede provocar cambios demográficos" y "corre el riesgo de socavar los derechos lingüísticos y culturales y la libertad de religión o creencias del pueblo de Jammu y Cachemira en la región autónoma que se estableció en 1947 para garantizar su etnia y las identidades lingüísticas y religiosas".

Las nuevas leyes de domicilio han facilitado que una persona fuera de Jammu y Cachemira obtenga certificados de residencia de la región más fácil que los residentes nativos, dijeron los expertos de la ONU.

Estas leyes también corren el riesgo de disminuir el acceso de los residentes nativos a cargos públicos y es un "motivo de grave preocupación" que Nueva Delhi modificara las leyes de residencia sin la consulta de la población local.

Acelerar el proceso de certificación de residencia y revisar los derechos de residencia de los residentes nativos "puede ser discriminatorio y deteriorar aún más la situación general de derechos humanos de las minorías allí", dijeron los relatores de la ONU.

“También se teme que aumente la presencia militar en la zona, lo que podría conducir a un posible mayor riesgo de violaciones de derechos humanos”, se lee en la carta.

También se llamó la atención del Gobierno de la India sobre “las preocupaciones expresadas en comunicaciones anteriores con respecto a los continuos cortes de Internet, las restricciones al derecho a la libertad de reunión y el derecho a la libertad de expresión, así como el patrón informado de detenciones y acoso de periodistas y personas defensoras de los derechos humanos".

Estas acciones, agregaron los expertos de la ONU, "pueden no haberle dado a la gente de Jammu y Cachemira la posibilidad de participar de manera significativa en el proceso político en torno a las nuevas leyes de residencia y otros asuntos".

Los expertos recordaron al Gobierno indio que las preocupaciones sobre el “deterioro de la situación de los derechos humanos en Jammu y Cachemira, incluidas las presuntas violaciones en curso de las minorías de la India, en particular los musulmanes de Cachemira'', han sido planteadas en cinco comunicaciones anteriores por varios relatores especiales de la ONU desde agosto de 2019.

El Gobierno indio no ha respondido a ninguna de estas comunicaciones hasta ahora, según la ONU.

Ver también: Una potencial paz entre la India y Pakistán podría resolver el problema de Cachemira.

Territorio disputado

Cachemira, una región del Himalaya de mayoría musulmana, está en manos de India y Pakistán en partes y reclamada por ambos en su totalidad. China también posee una pequeña porción.

Desde que se dividieron en 1947, Nueva Delhi e Islamabad han librado tres guerras, en 1948, 1965 y 1971, dos de ellas por Cachemira.

Además, en el glaciar Siachen, en el norte de Cachemira, las tropas indias y paquistaníes han luchado de forma intermitente desde 1984. En 2003 entró en vigor un alto al fuego.

Algunos grupos de Cachemira en Jammu y Cachemira continúan su lucha con el Gobierno indio por la independencia o la unificación con el vecino Pakistán.

Según varias organizaciones de derechos humanos, miles de personas han muerto en el conflicto desde 1989.

*Maria Paula Triviño contribuyó con la redacción de esta nota.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.