Política

El dilema de Daesh: persisten las exigencias del califato tras la muerte de su líder

Según expertos, Daesh (ISIS) seguirá propagando la idea de un llamado califato a nivel mundial aun después de la muerte de su líder, Abu Bakr al-Baghdadi.

Zehra Nur Düz   | 07.11.2019
El dilema de Daesh: persisten las exigencias del califato tras la muerte de su líder DLIB, SIRIA - OCTUBRE 27, 2019: Una vista desde el área de operaciones donde supuestamente fue eliminado el líder Daesh Abu Bakr al-Baghdadi, el 27 de octubre de 2019 en la provincia de Idlib, noroeste de Siria.

ANKARA

El grupo terrorista Daesh, también conocido como ISIS, seguirá propagando su exigencia ideológica de un llamado califato aun después de la muerte de su líder, Abu Bakr al-Baghdadi, por lo que declararon la semana pasada el nombramiento de su nuevo “califa”, afirman expertos.

Daesh confirmó el jueves pasado la muerte de su líder en una declaración de audio.

En la grabación difundida por la aplicación de mensajería Telegram, que tiene canales cercanos a Daesh, Abu Hamza al-Qurayshi, el nuevo portavoz de la organización terrorista, confirmó la muerte de Baghdadi y del antiguo portavoz de Daesh, Abu al-Hassan al-Muhajir.

“La muerte de Baghdadi es sin lugar a dudas una crisis muy grave para la organización terrorista”, sostuvo el profesor Mehmet Ali Buyukkara, decano adjunto de la Facultad de Ciencias Islámicas de la Universidad de Sehir en Estambul, en declaraciones a la Agencia Anadolu.

Según Buyukkara, bajo el liderazgo de Baghdadi se expandió el espectro de la organización desde Bagdad hasta Siria, se ocuparon Raqqa y Mosul (las dos ciudades más grandes de Siria e Irak) y después se declaró la formación de un llamado califato en la región.

Baghdadi dirigió el proceso de llegada de migrantes y combatientes desde casi todas las partes del mundo a estas regiones y buscó establecer un estado funcional en los territorios bajo su control, destacó el profesor.

Buyukkara señaló que Baghdadi encabezó la formación de células terroristas en países musulmanes y no musulmanes de todo el mundo.

“Baghdadi logró subordinar a diferentes organizaciones en otras regiones, incluidas las que están afiliadas a los talibanes”, destacó.

Daesh estableció filiales locales en otras regiones por medio de la publicación de videos atroces de ejecuciones en Internet y horribles ataques que llegaron mucho más allá de su principal bastión territorial.

Daesh mantendrá sus exigencias religiosas e ideológicas

El grupo nombró a Abu Ibrahim al-Hashimi al-Qurayshi como su nuevo líder y prometió lealtad al nuevo “emir”, según un comunicado emitido por Al-Furqan, el ala mediática del grupo.

Buyukkara explicó que los títulos de “Hashimi” y “Qurayshi” muestran que Daesh tiene la intención de mantener su exigencia de un califato mundial.

Según la opinión común en la escuela sunita del Islam, indica el experto, Amir al-Mu'minin, o el comandante de los creyentes, debe ser un descendiente de la tribu Quraysh del profeta Mahoma.

Buyukkara subrayó que por ahora no es del todo claro quién es exactamente el nuevo líder.

Estados Unidos tiene información de identificación sobre el hombre que sucedió a Baghdadi después de que fue asesinado por las fuerzas estadounidenses, anunció el viernes pasado el presidente Donald Trump.

“ISIS tiene un nuevo líder. ¡Sabemos exactamente quién es!”, escribió Trump en su cuenta de Twitter, usando otro nombre para la organización terrorista Daesh.

Pero hay muy poca información disponible públicamente sobre al-Qurayshi y el nombre en sí parece ser un kunya o un alias.

La mayor dificultad: falta de tierras propias

Buyukkara, sin embargo, agregó que Daesh estaba defendiendo la legitimidad de su reclamo de un llamado califato contra organizaciones yihadistas o islamistas rivales al reclamar su propia tierra y estado.

Ahora, el grupo terrorista carece de ambos, aseguró el experto, y agregó que en realidad ha perdido su legitimidad de acuerdo con la ley islámica de la Sharia.

En estas circunstancias, los “emires” locales, que encabezan grupos semiautónomos en áreas a las que Daesh se refiere como sus “wilayat” o “provincias”, y otros líderes de alto rango pueden tener algunas dudas sobre el liderazgo de Abu Ibrahim al-Hashimi al- Qurayshi, según Buyukkara.

“En el próximo período, Daesh tendrá que lidiar con conflictos intraorganizacionales más que antes”.

El nombre de la organización también puede generar debate y controversia entre sus miembros, dijo Buyukkara.

“Puede haber incluso quienes propongan cambiar el nombre de la organización: el ‘Estado Islámico de Irak y el Levante’ o ‘ad-Dawlah al-Islamiyah’ en árabe”, agregó.

El profesor proyecta que el centro de la organización esté en Irak y Siria en la nueva era, aprovechando la frágil situación política que continúa en la región.

“Los actuales antagonismos sectarios, especialmente en Irak, siguen siendo tan fuertes como cuando surgió Daesh”, aseguró.

Según el docente, la presencia de los talibanes en Afganistán, que se encuentran fortalecidos en la región, evitará que Daesh pueda surgir allí.

Las exigencias del “Califato” y “Estado” del grupo terrorista

El elemento más importante que hace a Daesh diferente de Al Qaeda es su énfasis en los conceptos de “Califato” y “Estado”, señala la profesora Hilmi Demir de la Universidad de Economía y Tecnología de TOBB en Ankara, experta en radicalización, salafismo, conflictos sectarios y Daesh.

Baghdadi, cuyo nombre real era Ibrahim Awwad Ibrahim al-Badri, anunció la creación del llamado califato tanto en Siria como en Irak mientras pronunciaba un sermón en la Gran Mezquita de al-Nuri de Mosul el 29 de junio de 2014.

Durante el sermón, había declarado su nombre como Abu Bakr al-Baghdadi al-Husseini al-Qurayshi.

“Esta era una referencia al paradigma político sunita y la opinión común entre los árabes de que el califa debe ser de la tribu Quraysh del profeta Mahoma”, enfatizó Demir.

Demir destacó que el hecho de que la organización nombre a su nuevo líder como Abu Ibrahim al-Hashimi al-Qurayshi muestra que Daesh dará continuidad a su simbolismo y sus exigencias ideológicas.

“La organización busca consolidar a sus militantes al nombrar un nuevo ‘Califa’ tras la muerte de Baghdadi”, explicó la profesora.

Baghdadi había sido un objetivo principal para las administraciones tanto de Trump como de Obama y se ofrecía una recompensa de USD 25 millones por su cabeza.

A medida que la coalición liderada por Estados Unidos retomó territorios que alguna vez estuvieron bajo el control del grupo terrorista, Baghdadi permaneció cada vez más en las sombras y rara vez publicaba mensajes de audio a sus seguidores.

Estructura de “múltiples líderes” del grupo terrorista

La muerte de Baghdadi tiene un valor simbólico para el grupo terrorista en cierta medida, dijo a la Agencia Anadolu Baris Caglar, profesor asistente del Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad MEF en Estambul.

Al subrayar que Baghdadi era un líder que inspiraba a sus seguidores y les daba una sensación de seguridad, Caglar dijo que su muerte significa el final del personaje más importante para el grupo de culto.

Sin embargo, el académico explica que el grupo tiene una estructura de “múltiples líderes” con respecto a su patrón sociológico.

Aunque la muerte de Baghdadi es un factor que genera incertidumbre dentro del grupo y afecta negativamente la motivación de sus miembros, el nuevo líder ya ha sido anunciado.

El anuncio inmediato del nuevo líder es tan notable como la muerte de Baghdadi, afirmó Caglar.

La ideología de Daesh y su importancia estratégica, asegura el profesor, la distingue de una organización terrorista clásica.

Caglar subraya que el grupo está decidido a continuar con su exigencia por el califato y aseveró que aunque los líderes que representan su ideología pueden cambiar, sigue siendo casi la misma con respecto a su esencia, ideología y objetivo.

*Traducido por Daniela Mendoza.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida. Póngase en contacto con nosotros para obtener las opciones de suscripción.