Mundo

Semana crítica para los esfuerzos por conseguir la paz en Libia

Luego del alto al fuego propuesto por Turquía y Rusia, la diplomacia turca ha mantenido comunicación con la canciller alemana, Ángela Merkel, el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

Hasan Esen   | 16.01.2020
Semana crítica para los esfuerzos por conseguir la paz en Libia (Archivo - Agencia Anadolu)

LONDRES

Mientras los esfuerzos por conseguir un alto al fuego permanente entre el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) de Libia, reconocido por las Naciones Unidas, y las fuerzas del general golpista Jalifa Haftar ganan inercia gracias a las iniciativas de Turquía, en la última semana se han producido desarrollos extraordinarios en el escenario libio.

El 4 de abril de 2019 las fuerzas de Haftar, con sede en la ciudad de Tobruk, al este del país africano, lanzaron una campaña militar para arrebatarle al GNA la capital Trípoli, pero los avances no han logrado llegar más allá de las afueras de la ciudad.

Sin embargo, el 12 de diciembre Haftar anunció que había ordenado a sus militantes lanzar una "batalla decisiva" para tomar el control de la capital.

El 8 de enero de este año, los presidentes de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y Rusia, Vladimir Putin, llamaron a las partes beligerantes en el conflicto libio a un alto al fuego.

Tras la llamada al alto al fuego, los esfuerzos diplomáticos de Turquía se multiplicaron. Erdogan habló por teléfono con la canciller de Alemania, Ángela Merkel, mientras que el ministro de Exteriores, Mevlut Cavusoglu, habló con el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, el español Josep Borrell, además de homólogo italiano, Luigi Di Maio.

El 10 de enero, los ministros de exteriores de la Unión Europea (UE) se reunieron extraordinariamente en Bruselas para tratar los desarrollos en Irán, Irak y Libia.

El ministro de Exteriores de Alemania, Heiko Maas, afirmó que si no se encontraba una solución política en breve, Libia se convertiría en una segunda Siria.

El Alto Consejo de Estado de Libia, que asesora al GNA, recibió con beneplácito el llamado de Turquía y Rusia. "Las declaraciones del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y del presidente ruso, Vladimir Putin, sobre la crisis libia y el ataque contra la capital son bienvenidas por el Consejo Superior", señaló el organismo en un comunicado.

Horas más tarde del llamado de Erdogan y Putin, las fuerzas de Haftar atacaron por la noche el barrio de Suq al-Juma, al sur del Aeropuerto Internacional de Mitiga, en la capital Trípoli, según testigos oculares.

El mismo día, el representante especial de la Naciones Unidas para Libia, Ghassan Salamé, recibió con satisfacción el llamado a un cese del fuego en el país norafricano, llamando a las partes del conflicto a adherirse al cese y a dar los pasos oportunos.

El 11 de enero, Erdogan y Putin mantuvieron una conversación telefónica en la que discutieron la situación en la región, especialmente en Libia.

Tras esta conversación, las fuerzas de Haftar anunciaron que habían aceptado el cese y que habían suspendido sus ataques a partir de las 00 horas locales del 12 de enero. Las próximas 48 horas transcurrieron sin altercados en la capital libia.

Luego de la entrada en vigor del cese, Erdogan recibió a Sarraj. Por su parte, la UE, la Liga Árabe, Argelia, Egipto, Alemania e Italia recibieron con satisfacción el anuncio del alto al fuego.

Al día siguiente, las partes del conflicto se reunieron en Moscú para firmar un acuerdo destinado a poner fin a las hostilidades y comenzar el diálogo político bajo la mediación de Turquía y Rusia. 

Mientras tanto Cavusoglu y el ministro de Defensa de Turquía, Hulusi Akar, se reunían con sus homólogos rusos, Serguéi Lavrov y Serguéi Shoygu.

Después de ocho horas de conversaciones en Moscú, el primer ministro del GNA, Fayez al Sarraj, firmó el acuerdo de alto al fuego por la noche, pero Haftar partió este martes temprano a Libia después de pedir más tiempo para considerarlo.

Anteriormente, una fuente de la delegación libia dijo que Haftar estaba preocupado por los términos del acuerdo que tratan sobre disolver los grupos armados.

La propuesta de alto al fuego, presentada para poner fin a los conflictos entre las partes en Libia y enviar ayuda humanitaria a la población, también instaba a resolver los problemas del país a través del diálogo únicamente entre libios.

El texto preparado para el alto al fuego enfatiza "la lealtad inquebrantable a la soberanía, la integridad territorial, la independencia, la unidad libia y la convención de las Naciones Unidas".

"Las partes se dan la garantía de que no habrá una solución militar a los conflictos en Libia, que la crisis solo se resolverá a través del diálogo entre libios para resolver la situación humanitaria y poner fin al sufrimiento del pueblo libio con urgencia", cita el texto.

El documento trata también el tema sobre "definir una línea de batalla que garantice la tregua continua y la estabilización de la situación en el terreno en apoyo de esto", señala la propuesta.

Entre otras cosas, el texto hacía referencia a "tomar las medidas necesarias para normalizar la vida cotidiana en Trípoli y otras ciudades, poner fin a todos los ataques y continuar reduciendo adecuadamente las tensiones militares a lo largo de la línea en cuestión".

En el borrador del acuerdo se acordó que "según lo establecido en el plan de acción de la Misión de Apoyo de la ONU para Libia (UNSMIL), la designación de cinco miembros de ambas partes para la comisión militar a fin de definir la línea de batalla principal entre las partes, así como realizar el seguimiento del alto al fuego y garantizar su continuidad".

El martes por la tarde, el portavoz de la Cámara de Representantes partidaria de Haftar, Aguila Saleh Issa, anunciaba que la guerra en Libia continuaría. "El alto al fuego en Libia ha terminado y la guerra se reanudará", dijo Issa, en declaraciones a la estación de televisión árabe Al Ghad.

Ante la decisión de Haftar, Cavusoglu dijo que Turquía continuaría trabajando por lograr un alto al fuego en Libia y la paz. “Este resultado nos enseña quien quiere la paz, quien quiera la guerra, quien quiere la unidad en Libia y quien no”, añadió Cavusoglu.

Por su parte, Alemania invitó a las partes beligerantes de Libia, así como a las potencias mundiales y regionales para una conferencia de paz en Berlín el próximo domingo.

La idea de la líder germana es facilitar una solución política al conflicto interno del país africano.

La oficina de Merkel anunció que el GNA, el mando de Haftar, y líderes de 11 países incluidos Rusia, Turquía, Italia, Egipto y Emiratos Árabes Unidos (EAU), fueron llamados para participar en la conferencia.

Poco después de estas declaraciones, las fuerzas de Haftar atacaron con cohetes las zonas de Salahaddin y Al Ramla, al sur de la capital.

El presidente del Consejo de Estado Superior de Libia, Khalid Al Mishri, dijo que Emiratos Árabes Unidos había sido el país que impidió el alto al fuego entre ambas partes.

Mientras continúan los esfuerzos por materializar el algo al fuego, las fuerzas de Haftar continúan hostigando las zonas controladas por el GNA. 

*Traducido por Daniel Gallego.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida. Póngase en contacto con nosotros para obtener las opciones de suscripción.
Temas relacionados
Bu haberi paylaşın