Mundo

Promedio de contagios de los últimos siete días por COVID-19 registra un récord por octava vez consecutiva en Brasil

Una de las situaciones más apremiantes está en Sao Paulo, que volvió a fase roja el fin de semana y en donde el gobernador, Joao Doria, es víctima de amenazas por las medidas.

Camila Fernanda Moreno Camargo   | 08.03.2021
Promedio de contagios de los últimos siete días por COVID-19 registra un récord por octava vez consecutiva en Brasil SAO PAULO, BRASIL - ENERO 20: Un grupo de profesionales de la salud son vacunados en el Hospital de Clínicas, que estableció un lugar de operación de 1.000 metros cuadrados con 30 estaciones de vacunadores, perteneciente a la facultad de Medicina de la Universidad de Sao Paulo, en Brasil, el 20 de enero de 2021. (Cris Faga - Agencia Anadolu)

BOGOTÁ, Colombia

El Ministerio de Salud de Brasil registró, el domingo, 80.508 casos de contagios por coronavirus (COVID-19) lo que se tradujo en el octavo récord consecutivo del promedio de casos de los últimos siete días en Brasil.

Además, se confirmaron 1.086 decesos causados por la enfermedad, aunque el promedio diario de muertes durante la última semana es de 1.496.

La Alcaldía de Sao Paulo, viendo que la capacidad hospitalaria de la ciudad iba a ser insuficiente durante las próximas semanas, ordenó la construcción de un nuevo hospital de campaña y pidió entre los trabajadores de la salud “voluntarios para la guerra”.

Desde el pasado 3 de marzo el estado de Rio Grande do Sul superó el 100% de su capacidad en unidades de cuidados intensivos (UCI), por lo que las autoridades buscan ampliar a 40 camas más la capacidad de las UCI durante las próximas semanas en la red de hospitales públicos. Sin embargo, se teme que esta medida no sea suficiente.

“Desde el punto de vista físico, incluso es posible hacer una nueva adaptación en el hospital, porque tenemos un nuevo edificio, cuyas plantas se están preparando y podrían ofrecerse. El problema es que tenemos que lidiar con los profesionales: no tenemos más médicos, enfermeras y técnicos para llevar”, dijo Beatriz Schaan, médica del Hospital de Clínicas de Porto Alegre (HCPA), al diario El País.

El gobernador de Rio Grande do Sul, Eduardo Leite, aseguró a medios locales que “no hay forma de ampliar las camas mucho más. Incluso porque el 60% de las personas que ingresan en una UCI, por desgracia, no sobreviven. Una cama no es garantía de no perder la vida. Lo que realmente ayuda es evitar que el virus circule”, por lo que necesitan la ayuda de cada persona para cuidarse.

El comportamiento del virus en el estado de Sao Paulo obligó al gobernador, Joao Doria, a implementar de nuevo la fase epidemiológica roja. Sin embargo, las medidas no fueron bien recibidas por toda la población: el domingo un grupo de personas se agolparon alrededor de la casa de Doria, sin usar mascarilla médica, para protestar contra las restricciones.

Ver también: Vuelven los cierres y fuertes restricciones en Sao Paulo por el coronavirus 

De acuerdo con el gobernador, las personas los amenazaron a él y a su familia. “Bolsonaristas locos tratan de intimidarme con amenazas contra mí y mi familia. Además de pedir apoyo de la Policía y tomar medidas legales, quiero corroborar mi repudio a este comportamiento. ¿A dónde irá a parar Brasil con tanta conflagración?”, aseguró Doria en sus redes sociales.

La situación en el país suramericano preocupa a la Organización Mundial de la Salud (OMS). El viernes pasado, el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, aseguró que “Brasil no se lo toma en serio, seguirá afectando a la región y más allá”.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.