Mundo

Irán vuelve a implementar restricciones por repunte en casos de COVID-19

El ministro de Salud, Saeed Namaki, culpa a los desplazamientos durante la festividad de primavera y las filas para adquirir carne de pollo, mientras que los comerciantes del Gran Bazar de Teherán indican que las medidas debieron tomarse antes.

Muhammet Kurşun   | 11.04.2021
Irán vuelve a implementar restricciones por repunte en casos de COVID-19 TEHERÁN, IRÁN - ABRIL 10, 2021: El Gobierno iraní impuso un confinamiento estricto de 10 días en Teherán, la capital del país, para frenar la propagación del coronavirus (COVID-19). Dentro del marco de estas medidas, solo los sectores esenciales como la comida y el sanitario funcionarán. (Fatemeh Bahrami - Agencia Anadolu)

TEHERÁN, Irán

El Gobierno de Irán volvió a implementar restricciones en todo el país debido al repunte de casos de COVID-19 y a cerrar los locales en las ciudades con alto riesgo durante 10 días.

Antes de la festividad anual de primavera conocida como Nouruz, celebrada el 21 de marzo, los casos diarios rondaban los 7.540, mientras que este sábado la cifra ascendió a casi 20.000. Así mismo, las muertes por el coronavirus aumentaron de 75 diarios antes de la festividad hasta 193 hoy.

En los días previos a la festividad, el número de ciudades en categoría roja, calificada de alto riesgo, eran nueve, mientras que esta cifra aumentó a 257 a partir del viernes cuando el presidente del país, Hassan Rouhani, anunció el comienzo de la cuarta ola.

Durante los próximos 10 días, solo los hornos, supermercados, carnicerías, hospitales, farmacias y las instalaciones imprescindibles podrán permanecer abiertos, mientras que los restaurantes solo podrán ofrecer servicio a domicilio.

Las entradas y salidas en las ciudades de alto riesgo estarán prohibidas, con multas para quienes violen la prohibición. Así mismo, se mantendrá en vigor la prohibición de circulación impuesta a los vehículos entre las 22 y 04 horas.

El ministro de Salud de Irán, Saeed Namaki, culpó a los desplazamientos durante la festividad y las filas para adquirir carne de pollo, mientras que los comerciantes del Gran Bazar de Teherán indican que las medidas preventivas debieron tomarse antes de la festividad.

Ver también: Irán permitirá al sector privado adquirir vacunas contra la COVID-19

En declaraciones a la Agencia Anadolu, Salim Khaidari, uno de los comerciantes del bazar, se queja de la situación y dice que tienen problemas con los propietarios de los locales porque no pueden pagar los alquileres.

“Durante la festividad dejaron libre (a la gente) y esta viajó. No hubo problema. Ahora vuelven a implementar las restricciones. ¿Por qué no prohibieron los desplazamientos? El presidente dijo que podíamos viajar. La gente viajó y ahora hay casos en todas las ciudades”, dice Khaidari.

El comerciante sostiene que el Gobierno debería haber implementado las restricciones antes. “Para tener bajo control el número de casos deberían haberlo hecho antes de la festividad y no ahora”, asegura Khaidari.

Por su parte, Masoud Paiman alega que las restricciones solo se aplican a los ciudadanos y que las instituciones gubernamentales están exentas.

“Solo impiden que la gente comercie. Los ministerios están abiertos, pero los locales cerrados. Todas las administraciones están abiertas. Las administraciones que generan ingresos al Estado siguen abiertas, pero las fuentes de ingresos de los ciudadanos no”, afirma Paiman.

*Traducido por Daniel Gallego.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.