Mundo

Francia suspende a 3.000 trabajadores de la salud por no vacunarse contra la COVID-19

El ministro de Salud francés, Olivier Veran, estima que el 12% del personal hospitalario y el 6% de los médicos en el sector privado aún no se ha vacunado, a pesar de la exigencia de la ley.

Cindi Cook   | 16.09.2021
Francia suspende a 3.000 trabajadores de la salud por no vacunarse contra la COVID-19 El personal de salud trabaja en el hospital Saint Cloud Hospital Centre Des Quatre Villes de la capital francesa en medio de difíciles condiciones impuestas por la emergencia sanitaria. Archivo (Julien Mattia - Agencia Anadolu)

Francia

Luego de que entrara en vigor la normatividad sobre la vacunación para el personal de salud en Francia, el país suspendió a 3.000 trabajadores del gremio por no inmunizarse contra la COVID-19, aseguró este jueves 16 de septiembre el ministro de Salud francés, Olivier Veran.

“Ayer (miércoles) hubo unas 3.000 suspensiones que han sido notificadas al personal de los centros de salud" a causa de la negativa a aplicarse al menos una dosis de la vacuna, aseguró Veran a la radio RTL.

“Varias decenas” habían presentado sus renuncias a la luz de la obligatoriedad de la vacuna, agregó el ministro.

El mandato afecta a aproximadamente 2,7 millones de profesionales de la salud en toda Francia.

La orden fue anunciada por primera vez por el presidente del país, Emmanuel Macron, en un discurso televisado el 12 de julio, en el que fijó el 15 de septiembre como la fecha límite de vacunación para todas las enfermeras, médicos, cuidadores privados, trabajadores de geriátricos, bomberos, paramédicos, personal de emergencia y algunos gendarmes.

El mandato obliga a los profesionales de la salud a presentar un programa de vacunación completo contra la COVID-19: una prueba de la aplicación de la primera dosis de vacunación y un test negativo realizado en las últimas 72 horas.

El Ministerio de Salud estima que el 12% del personal hospitalario y el 6% de los médicos en el sector privado aún no se han vacunado. Más del 88% de los cuidadores en los hospitales y geriátricos habrían recibido al menos una dosis, con la posibilidad de que la cifra sea de al menos el 94% en algunas áreas.

Ver también: Entra en vigor en Francia la vacunación obligatoria contra la COVID-19 para trabajadores de la salud

El pase de salud obligatorio, una prueba de vacunación o un test negativo, entró en vigencia por primera vez el 9 de agosto y causó que un número significativo de personas visitara farmacias y centros de vacunación para recibir las dosis.

El pase es obligatorio para la entrada a todos los lugares públicos, incluidos restaurantes, bares, cafeterías, cines y salas de conciertos; pero ha sido objeto de controversia y causa de manifestaciones todos los sábados en el país durante las últimas ocho semanas.

Al menos 42,9 millones de personas, o el 63,9% de la población francesa, está completamente vacunada. Se han confirmado casi 7 millones de casos de COVID-19 y 115.829 muertes por el virus.


*Aicha Sandoval Alaguna contribuyó con la redacción de esta nota.

          El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.
Temas relacionados
Bu haberi paylaşın