Mundo

El presidente de Afganistán promete derrotar el avance de los talibanes en seis meses

El presidente Mohammad Ashraf Ghani advirtió a los talibanes que o entablan un diálogo significativo por la paz o "enfrentarán la derrota definitiva en el campo de batalla".

Shadi Khan Saif   | 02.08.2021
El presidente de Afganistán promete derrotar el avance de los talibanes en seis meses El presidente afgano, Ashraf Ghani. (Haroon Sabawoon - Agencia Anadolu)

KABUL, Afganistán

El presidente de Afganistán, Mohammad Ashraf Ghani, manifestó este lunes 2 de agosto, durante una sesión conjunta extraordinaria del Parlamento, que un nuevo plan de seguridad respaldado por Estados Unidos y la comunidad internacional pondría a los talibanes de 'rodillas en seis meses'.

Ghani pidió a los Ministerios de Interior y Defensa del país, así como al servicio secreto NDS (Dirección Nacional de Seguridad), acelerar los esfuerzos para fortalecer y agilizar las fuerzas del levantamiento público (fuerzas civiles) contra el avance de los talibanes.

El mandatario emitió una severa advertencia a los talibanes para que entablaran un diálogo significativo por la paz o "enfrentaran la derrota definitiva en el campo de batalla".

“Nuestro plan de seguridad es claro, sin entrar en detalles, solo diría, todos los preparativos están terminados para aplazar esta ola de 'fitnah' (división y guerra civil). No hay duda de que los elementos principales de este plan es el levantamiento público junto con las fuerzas de seguridad”, expresó.

Al dar una idea del plan, el presidente agregó que el Ejército se concentraría en la defensa de los activos estratégicos, la Policía garantizaría la seguridad de los distritos estratégicos y las ciudades, mientras que el NDS llevaría adelante el proceso de levantamiento público.

“Para la implementación de este plan, con el liderazgo de Estados Unidos, contamos con el apoyo adecuado de nuestros socios internacionales… el apoyo financiero y político internacional permanecerá con nosotros”, aseguró Ghani, agregando que los afganos tienen decisiones difíciles por delante.

La idea de la milicia (civil) ha causado preocupación entre los grupos de derechos humanos. La organización Human Rights Watch pidió que se descartara la idea por completo. Advirtió en un informe que esa milicia con un entrenamiento reducido y potencialmente menos supervisión corre el riesgo de convertirse en otra milicia abusiva que opera fuera de la cadena de mando militar.

“Nuestro plan de seguridad es claro. Todos estamos dispuestos a poner fin a la insurgencia en los próximos seis meses. Hemos tomado nuestra decisión, los talibanes y sus patrocinadores deben tomar sus decisiones", agregó.

Ver también: Talibanes atacan el aeropuerto de Kandahar, la segunda ciudad más grande e importante de Afganistán

El presidente también lanzó críticas contra el acuerdo alcanzado por el diplomático estadounidense, Zalmay Khalilzad, con los talibanes en Doha, Catar el año pasado, impulsado por la entonces administración del presidente Donald Trump.

Ghani aseguró que el proceso obstaculizó y marginó a la República Islámica de Afganistán y legitimó a los insurgentes. Señaló que el proceso no solo no condujo a la paz, sino que creó la ambigüedad y sospecha que llevaron a la situación actual en Afganistán.

“Nos enfrentaremos a la 'fitnah' para proteger nuestros valores democráticos. Nuestra joven democracia tiene problemas, pero es el sistema del pueblo por el pueblo, así que lo vamos a proteger”, resaltó Ghani, y agregó que los talibanes fortalecieron los lazos con los terroristas internacionales y se han vuelto más 'brutales y no islámicos'.

El Acuerdo de Doha allanó el camino para la retirada de las tropas extranjeras de Afganistán, el inicio de conversaciones de paz intrafganas y la liberación de unos 5.000 insurgentes de las cárceles.

El analista político Syed Iqbal le explicó a la Agencia Anadolu que el plan nunca fue del agrado del Gobierno afgano por temor a perder el apoyo estadounidense que tanto necesitaba.

"El Gobierno permaneció en silencio e hizo lo que se le pidió, como la liberación de los talibanes. Pero ahora, mientras los talibanes están marchando sobre las ciudades desafiando ese acuerdo (el Acuerdo de Doha), el Gobierno afgano está frustrado y expresando su enojo”, precisó.

Los talibanes, por su parte, rechazaron el comunicado del presidente afgano y lo calificaron con una sarta de tonterías.

"Las declaraciones de Ashraf Ghani eran todas tonterías. Estaba tratando de controlar su mala situación y sus errores. La nación ha decidido enjuiciar a los traidores nacionales y llevarlos ante la justicia. Las declaraciones de guerra, las acusaciones y la tergiversación no pueden prolongar la vida. Su tiempo se terminó (el de Ghani)", señalaron los talibanes.

La semana pasada, el grupo insurgente expresó sus opiniones con respecto a los comentarios previos del presidente Ghani sobre la paz y el orden en los próximos seis meses.

“El Emirato Islámico (Talibán) también advierte que, en los próximos seis meses, la responsabilidad de cualquier transformación militar recaerá sobre los líderes de la administración de Kabul (Gobierno afgano). Los 'muyahidines' del Emirato Islámico (Talibán) defenderán enérgicamente sus territorios y la guerra contra el enemigo continuará. En ese caso, el Emirato Islámico (Talibán) no permanecerá a la defensiva", aseveró el grupo en un comunicado el viernes pasado.

Después de invadir casi 200 distritos rurales, los talibanes comenzaron a asaltar las principales ciudades el viernes mientras marchaban sobre la ciudad de Herat, que limita con Irán, donde causaron pánico y ansiedad.

Herat es la tercera ciudad más grande del país con aproximadamente medio millón de habitantes.

*Juan Felipe Vélez Rojas contribuyó con la redacción de esta nota.



El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.