Mundo

El enfoque excesivo en la COVID-19 ignora las demás enfermedades en India

El 42% de los pacientes con tuberculosis no recibe tratamiento debido a la fijación con la pandemia, aseguran expertos.

Cheena Kapoor   | 01.12.2020
El enfoque excesivo en la COVID-19 ignora las demás enfermedades en India Un grupo de trabajadores de la salud recolecta muestras de hisopo para pruebas RT-PCR para la detección del coronavirus (COVID-19) en una estación de tren en Nueva Delhi, India, el 24 de noviembre de 2020. (Amarjeet Kumar Singh - Agencia Anadolu)

DELHI

Gayatri Kumar, de 22 años, murió por tuberculosis (TB) el mes pasado en la provincia oriental de Bihar, en India. La joven sufrió de tuberculosis multirresistente durante el último año. Ella estaba tomando medicamentos, pero el bloqueo impuesto por el coronavirus puso fin a su tratamiento.

Su hermano, Rajpal Kumar, había corrido de un lado para otro para recibir el tratamiento.

“El hospital de tuberculosis en nuestra ciudad se convirtió en un hospital designado para COVID-19. Mientras su condición empeoró, no se le permitió tener una cama en el lugar. No teníamos idea de a dónde más llevarla”, relató entre sollozos Kumar a la Agencia Anadolu.

Los expertos creen que con los recursos que se están desviando para tratar a los pacientes con COVID-19, el monitoreo, el rastreo de contactos y las pruebas de tuberculosis prácticamente han cesado, lo que ha provocado una crisis de salud pública alterna.

Las estadísticas oficiales revelan que al menos 1.200 personas mueren a causa de la tuberculosis en el país todos los días y otras 7.500 se infectan con la enfermedad.

Según un informe publicado en junio, la COVID-19 había consumido 15.000 vidas en los primeros tres meses de su brote. Pero en el mismo período, 20.000 personas perdieron la vida a causa de la tuberculosis.

En declaraciones a la Agencia Anadolu, Shibu Vijayan, director técnico global de TB en PATH, una organización que trabaja con el Gobierno para formular una respuesta a la tuberculosis, señaló que la atención de la enfermedad no se puede descuidar en un país con una carga tan alta.

“El bloqueo, el distanciamiento social, las estrategias de aislamiento y las pautas de salud pública para prevenir la transmisión viral afectaron la prestación de todos los aspectos de la atención de la tuberculosis. Esta sigue siendo la enfermedad infecciosa más mortal del mundo y, por lo tanto, debe tratarse con un suministro ininterrumpido de medicamentos”, advirtió Vijayan.

Fallas en el sistema de salud

El director agregó que, incluso nueve meses después del estallido de la pandemia, el sistema de salud aún no logra abordar las inconformidades, incluido el acceso a los servicios médicos y la adquisición de medicamentos.

“Si bien el Gobierno aseguró que tiene suficientes medicamentos para el año, el bloqueo provocó una pérdida de comunicación, ya que los sistemas no se actualizaron y los funcionarios no fueron informados”, señaló Vijayan.

En una rueda de prensa ofrecida la semana pasada, el ministro de Salud, el Dr. Harsh Vardhan, admitió que “el mortal virus ha descarrilado los arduos esfuerzos de muchas décadas” y desvió la atención científica hacia la enfermedad infecciosa.

“Sabemos que en los últimos diez meses se han visto interrupciones del tratamiento, obstaculización de la disponibilidad de medicamentos, disminución del suministro de pruebas de diagnóstico, retrasos en el diagnóstico, interrupción en las cadenas de suministro, desvío de la capacidad de fabricación e imposición de barreras físicas para los pacientes que deben viajar a clínicas distantes para recoger los medicamentos”, afirmó.

Ver también: Madrid inaugura polémico hospital Isabel Zendal para descongestionar la red hospitalaria regional

El brote pandémico también ha afectado la detección y el registro de nuevos pacientes con tuberculosis. Hasta octubre de este año, solo se notificaron 1,45 millones de casos de tuberculosis, un 29% menos que en el mismo período de 2019.

Los expertos afirman que la disminución en el diagnóstico y notificación de tuberculosis ha sido la principal causa de preocupación durante la pandemia.

En declaraciones a la Agencia Anadolu, Anant Bhan, un investigador de salud en bioética y políticas de salud, pidió al Gobierno que impulse los recursos de manera simultánea y que se concentre en los programas de prevención.

“Estamos en medio de una sindemia [dos o más epidemias secuenciales] aquí, donde todos los tratamientos no COVID-19 han sido descuidados o detenidos por completo. Por ejemplo, las vacunas, la atención materna se han enfrentado a un grave abandono y los programas de prevención se han detenido por completo”, dijo Bhan.

Una tasa de mortalidad más alta

De los casi 3 millones de objetivos de notificación, el país solo ha logrado la mitad de su objetivo con 1.565.108 hasta el 26 de noviembre.

Durante los primeros seis meses de este año, más de medio millón de casos no pudieron notificarse con respecto a un objetivo estimado, y el 42% de los pacientes con tuberculosis no recibió el pago que había ofrecido el Gobierno para el tratamiento.

Según un artículo de investigación publicado en una revista médica llamada LungIndia, la tasa de letalidad de la tuberculosis se mantuvo significativamente más elevada, con un 15% en todo el mundo en comparación con la de la COVID-19, que tiene una tasa de letalidad de entre el 1,4% y el 3,4%. En India, la tasa de letalidad por tuberculosis es del 17%, mientras que ha sido de entre el 2% y el 4% para la COVID-19, según expertos médicos.

India representa más de una cuarta parte, es decir, el 27% de los casos mundiales de tuberculosis. Esto equivale a 2,7 millones de los 10 millones de casos en todo el mundo. La enfermedad causó la muerte de aproximadamente 450.000 indios en 2019.

Un tercio de los casos mundiales de tuberculosis resistentes a los medicamentos se encuentra en la India, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Con el objetivo de eliminar la enfermedad para 2025, el país había estado ejecutando varios programas. Pero los datos recientes del Gobierno sugieren que la nación está un 48% por detrás de su objetivo de notificación.

Si bien el ministro de Salud confirmó que ahora se están enfocando en volver a encarrilar las cosas, los expertos creen que ningún esfuerzo puede ayudar a lograr los objetivos de TB para 2025.

Chapal Mehra, un experto en salud pública y autor de Tuberculosis: la bomba de tiempo de la India, aseguró que todos los esfuerzos contra la tuberculosis se están redirigiendo hacia la atención de la COVID-19, lo que conduce al descarrilamiento del programa.

“Nunca alcanzaremos los objetivos establecidos, estamos por lo menos una década por detrás de nuestros objetivos iniciales; incluso si logramos eliminar la tuberculosis para 2030, será un milagro que esté sucediendo”, agregó Mehra.

Además, afirmó que, dado que la enfermedad es más prevalente entre las secciones económicamente más débiles, no hay una necesidad inmediata de eliminarla.

El informe sobre la carga mundial de tuberculosis 2020, publicado por la ONU en octubre, estimó que, para finales de 2020, el recuento de muertes por tuberculosis será de la asombrosa cifra de 1,8 millones, y la mayoría de ellos serán de la India.

*Daniela Mendoza contribuyó en la redacción de esta nota.


El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.