Mundo

China criticó a la ONU por comentarios sobre la detención de uigures

Más de 20 países, principalmente occidentales, le pidieron a China que se abstuviera de realizar detenciones arbitrarias a los uigures y otras minorías.

Maımaıtımıng Yılıxıatı   | 12.07.2019
China criticó a la ONU por comentarios sobre la detención de uigures Sede de las Naciones Unidas en Nueva York, Estados Unidos. (Cem Özdel - Agencia Anadolu)

ANKARA, Turquía

Casi dos docenas de países le pidieron a China que se abstuviera de realizar detenciones arbitrarias a los uigures y otras minorías en la región autónoma de Sinkiang, al noroccidente del país, hecho que fue rechazado por Pekín.

El hecho se dio en una carta dirigida a los altos mandos de ACNUR, firmada por diplomáticos de 22 países: Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Japón, Reino Unido, Francia, Alemania, Suecia, Letonia, Lituania, Estonia, Dinamarca, Noruega, Irlanda del Norte, Países Bajos, Islandia, Luxemburgo, España, Austria, Irlanda, Bélgica y Suiza.

Los uigures, un grupo étnico túrquico que constituye el 45% de la población de Sinkiang (unos diez millones de personas), acusan a China de llevar a cabo políticas represivas que restringen sus actividades religiosas, comerciales y culturales.

Hasta un millón de personas, alrededor del 7% de la población musulmana en la región china de Sinkiang, han sido encarceladas en una red en expansión de campos de “reeducación política”, según funcionarios de Estados Unidos y expertos de Naciones Unidas.

“Le pedimos a China que sostenga sus leyes nacionales y sus obligaciones internacionales para respetar los derechos humanos y las libertades fundamentales, incluidas la libertad de religión o creencias, en Sinkiang y en China. También le pedimos a China que se abstenga de las detenciones arbitrarias y de las restricciones a la libertad de movimiento de los uigures y otras comunidades y minorías musulmanas en Sinkiang”, se lee en la carta de los países, en su mayoría, occidentales.

La carta expresó preocupaciones por los reportes en los centros de detención, junto con vigilancia intensiva y otras restricciones a las que han sido sometidos los uigures y otras minorías en Sinkiang.

Entre tanto, el embajador de China para Naciones Unidas, Chen Xu, rechazó las acusaciones, argumentando que la carta escrita por un “pequeño grupo de países occidentales” tiene “motivaciones políticas”.

China aumentó sus restricciones a la región en los últimos dos años, prohibiéndoles a los hombres dejar crecer su barba y a las mujeres que usen sus velos, e introduciendo lo que muchos expertos consideran como el programa de vigilancia electrónica más extenso del mundo, según el Wall Street Journal.

En su reporte más reciente publicado en septiembre del año pasado, Human Rights Watch culpó al gobierno chino de emprender una “campaña sistemática de violaciones a los derechos humanos” en contra de los musulmanes de Sinkiang.

*Daniela Mendoza contribuyó con la redacción de esta nota.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida. Póngase en contacto con nosotros para obtener las opciones de suscripción.
Temas relacionados
Bu haberi paylaşın