Mundo

¿Enfrentará Netanyahu el mismo destino de Trump en las elecciones israelíes?

Desde abril de 2019 Netanyahu ha fallado tres veces en su objetivo de formar un Gobierno de unidad y su coalición con el partido Azul y Blanco, liderado por el ministro de Defensa israelí Benny Gantz, colapsó el mes pasado.

Abdel-Raouf Arnavut   | 21.01.2021
¿Enfrentará Netanyahu el mismo destino de Trump en las elecciones israelíes? El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu. (Solo Uso Editorial - Crédito Obligatorio: GPO - Handout Agencia Anadolu - Se prohíbe su uso con fines publicitarios y se distribuye con un servicio para los suscriptores)

Ankara

Mientras Israel se prepara para celebrar sus cuartas elecciones en dos años, el primer ministro Benjamin Netanyahu se enfrenta a una dura batalla electoral en medio de divisiones dentro de su partido de derecha Likud.

Netanyahu también enfrenta un posible encarcelamiento a la luz de su actual juicio penal por cargos de corrupción.

Si bien se prevé que el Likud gane las elecciones de marzo, las posibilidades de formar el próximo Gobierno siguen siendo un tema de debate.

Desde abril de 2019 Netanyahu ha fallado tres veces en su objetivo de formar un Gobierno de unidad y su coalición con el partido Azul y Blanco, liderado por el ministro de Defensa israelí Benny Gantz, colapsó el mes pasado.

Ver también: Experto: Biden integrará a Irán al mundo como Clinton lo hizo con China

Los principales rivales de Likud incluyen al partido de derecha Nueva Esperanza de Gideon Sa'ar y al partido Nueva Derecha de Naftali Benet. 

Sin ayuda de Trump

Para el momento de las elecciones israelíes en marzo, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien formó una fuerte alianza con Netanyahu, estará fuera de la Casa Blanca.

Trump promovió la política de Netanyahu al trasladar la Embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén, legalizar los asentamientos israelíes en la ocupada Cisjordania y reconocer la soberanía israelí sobre los Altos del Golán sirios ocupados.

Además, Trump presionó por acuerdos de normalización entre Israel y varios Estados árabes: Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Sudán y Marruecos.

Si bien los "obsequios" de Trump a Netanyahu han aumentado relativamente la popularidad del primer ministro israelí, el nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, podría no hacerle mucho favor.

Mientras tanto, Netanyahu se ha comprometido a acelerar la campaña de vacunación contra la COVID-19 para garantizar que se complete a fines de marzo, una medida que muchos analistas han considerado como populista y orientada a favorecer su campaña política.

Tácticas de dividir y gobernar

Los analistas israelíes creen que Netanyahu planea dividir la Lista Conjunta, una coalición de cuatro partidos árabes, y los partidos de oposición de derecha, similar a lo que hizo con el partido Azul y Blanco.

En mayo de 2020, Netanyahu formó una coalición con el partido Azul y Blanco, lo que lo enfrentó a su aliado Yair Lapid, quien actualmente lidera el partido "Hay un futuro", un partido político israelí laicista y de centro.

Según los expertos, la estrategia de Netanyahu para las próximas elecciones se ha centrado en desmantelar la Lista Conjunta para debilitarla y golpear a los partidos de derecha israelíes y así salir victoriosos en las urnas.

La semana pasada estallaron enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad israelíes y los árabes cuando Netanyahu llegó a la ciudad Nazaret, norte del país, para mantener conversaciones con la Lista Conjunta. Varios jefes municipales boicotearon la reunión.

Los críticos vieron la visita de Netanyahu, la tercera a una ciudad árabe en solo dos semanas, como un intento del partido Likud de cortejar a los votantes árabes.

El primer ministro israelí dio un giro de 180 grados en su retórica sobre los árabes en Israel a medida que se avecina la votación, al prometer una “nueva era” para los ciudadanos árabes.

"Los ciudadanos árabes deberían ser parte integral de la sociedad israelí", dijo Netanyahu, según citó el diario israelí Haaretz.

Netanyahu también anunció un plan para nominar a una figura árabe en un asiento garantizado en la lista del Likud en las próximas elecciones israelíes.

Sin embargo, Ahmed Tibi, un miembro árabe de la Knesset (Parlamento de Israel), está sorprendido por el "amor repentino" que Netanyahu ha expresado a los ciudadanos árabes.

En declaraciones a la Agencia Anadolu, Tibi aseguró que Netanyahu está tratando de "convertirnos en idiotas" trabajando para él.

Tibi, al recordar la retórica antiárabe de Netanyahu en campañas electorales anteriores, advirtió sobre las mentiras del primer ministro israelí y describió su cambio de enfoque como un "amor repentino" que es "temporal y desaparecerá después de las elecciones".

Los ciudadanos árabes constituyen el 20% de los nueve millones de habitantes de Israel.

Divisiones entre la derecha israelí

Si bien los partidos de centro y de izquierda no representan una amenaza seria para las posibilidades de reelección de Netanyahu, su plan de forjar una coalición para el próximo Gobierno con partidos de derecha enfrenta incertidumbres en medio de mayores divisiones.

Sa’ar y Bennett, los principales desafíos para el partido Likud de Netanyahu, anunciaron planes de una coalición para formar el nuevo Gobierno, mientras que Avigdor Lieberman, el líder del partido Israel Our Home, prometió no apoyar a un Gobierno liderado por Netanyahu.

Según el periodista israelí Yoni Ben Menachem, la competencia entre los partidos de derecha dividirá a la derecha y debilitará a Netanyahu.

"Netanyahu busca obtener una coalición de 61 escaños en la Knesset para que luego pueda aprobar la ley francesa que le da inmunidad de enjuiciamiento mientras esté en el cargo", señaló Ben Menachem.

Añadió: "Las encuestas de opinión pública en Israel indican que es difícil para Netanyahu obtener 61 escaños, ya que Sa'ar anunció que no se unirá al Gobierno, que es la posición de Lieberman".

Actualmente, Netanyahu cuenta con el apoyo de los partidos de derecha Shas y Judaísmo Unido de la Torá y espera persuadir a la Nueva Derecha para que se una a su coalición para formar un Gobierno.

Si bien existe la posibilidad de que los partidos de la oposición formen una coalición para evitar que esto suceda, Ben Menachem señaló que las diferencias ideológicas entre los partidos judíos de derecha, centrista y de izquierda, y la Lista Árabe Conjunta hacen que esa posibilidad sea improbable.

"Es cierto que hay quienes en Israel desean a Netanyahu la misma suerte que Trump - derrota en las próximas elecciones - pero aún es prematuro sacar (tales) conclusiones", concluyó Ben Menachem.

Netanyahu se enfrenta a un juicio penal en el Tribunal Central de Israel en Jerusalén oriental por cargos de soborno, fraude y abuso de confianza.

*Juan Felipe Vélez Rojas contribuyó con la redacción de esta nota.


El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.