Política, Análisis

OPINIÓN- El Gobierno de Estados Unidos está detrás de los disturbios e incidentes en Cuba

El genocidio y el brutal bloqueo económico, comercial y financiero contra la isla explica la causa de los hechos ocurridos el 11 de julio, según Luis Amoros Núñez, embajador cubano en Turquía.

Ekip   | 03.08.2021
OPINIÓN- El Gobierno de Estados Unidos está detrás de los disturbios e incidentes en Cuba Manifestantes salieron a las calles para mostrar su apoyo al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, en el momento en que cientos más protestaban contra la escasez y los altos precios de los alimentos, en La Habana, Cuba, el 12 de julio, 2021. (Yander Zamora - Agencia Anadolu)

Ankara

Por: Luis Amoros Núñez, es el embajador de Cuba en Turquía.

El genocidio y el brutal bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba, una clara guerra económica desde hace más de 60 años, explican la causa de los hechos ocurridos en la isla el 11 de julio de 2021.

La intención del bloqueo ha sido clara desde 1960, cuando el entonces subsecretario de Estado de EEEUU, Lester Mallory, escribió explícitamente: "La mayoría de los cubanos apoyan a Castro... No hay una oposición política efectiva (...) La única forma posible de hacer que el Gobierno pierda el apoyo interno es provocando decepción y desánimo a través de la insatisfacción económica y las penurias (…) Se deben utilizar todos los medios posibles para debilitar la vida económica (…) negar a Cuba fondos y suministros para reducir los salarios nominales y reales con el objetivo de provocar el hambre, la desesperación y el derrocamiento del Gobierno".

Los disturbios e incidentes del 11 de julio fueron el resultado de un plan orquestado por el Gobierno de Estados Unidos. Tenían como objetivo ejercer de manera oportunista la mayor presión posible contra nuestro país, es un momento en el que nos enfrentamos a una situación compleja, resultado de un período de 16 meses de lucha contra la pandemia y el brote actual de COVID-19, además del grave endurecimiento del bloqueo y las severas restricciones impuestas al pueblo cubano, con 243 medidas impuestas por la administración Trump y mantenidas por el presidente Joe Biden.

Esto ha afectado gravemente el funcionamiento normal de la economía cubana al reducir drásticamente los ingresos por exportaciones de bienes y servicios, el acceso a combustibles, medicinas y suministros médicos. Sumado a esto, existen otras medidas como el incumplimiento del número de visas otorgadas para viajes temporales por inmigración a Estados Unidos y la suspensión de los servicios consulares en Cuba, que limita considerablemente los viajes de los cubanos al exterior.

Ver también: Cuba rechaza las nuevas sanciones impuestas por Estados Unidos

Estas medidas pretenden mostrar un país que se ha derrumbado y se ha hundido en el caos, para desencadenar un estallido social y justificar una intervención extranjera.

Es público el financiamiento otorgado a particulares en Cuba y en el exterior para crear grupos en nuestro país que fomenten el desorden interno, provoquen y realicen actos contra instituciones y cometan acciones terroristas. También es notorio el fomento e incitación a actos de enfrentamiento contra las instituciones y leyes cubanas, a través de campañas mediáticas llenas de mentiras y distorsiones de la realidad cubana.

También se ha intentado desacreditar al Gobierno cubano en relación al manejo de la pandemia y socavar los indicadores epidemiológicos nacionales, que reflejan los resultados del intenso trabajo realizado para preservar vidas humanas. Gracias a este esfuerzo conjunto, tenemos una vacuna propia y otras cuatro vacunas candidatas, y ya hemos vacunado con tres dosis a 2,2 millones de cubanos, el 25% de la población, y le hemos dado la primera dosis al 38%.

Los delincuentes cometieron, promovieron y ejecutaron actos violentos, incluidos ataques a las fuerzas del orden público. El plan que provocó los incidentes del 11 de julio ha fracasado. Se mantiene el normal funcionamiento de las instituciones, en las condiciones impuestas por la emergencia sanitaria. El Estado y Gobierno cubano y sus instituciones tienen el control total de la situación, luego del serio intento de 'fracturar la unidad del pueblo'.

La verdad sobre lo que está pasando en Cuba

Sobre lo que ocurre en Cuba se ha difundido una dura campaña internacional de desinformación y descrédito, que también se ha articulado desde Washington.

Como parte de esta operación de comunicaciones político-estadounidenses, se han difundido deliberadamente denuncias falsas, con muchas noticias falsas incluidas, sobre presuntas violaciones de derechos humanos por parte de las instituciones encargadas de hacer cumplir la ley en respuesta a incidentes violentos y actos de vandalismo que tuvieron lugar el 11 de julio en varios partes de Cuba.

Lamentablemente, el poder monopolístico de la comunicación dominado por las transnacionales de la (des)información ha homogeneizado una realidad distorsionada de Cuba.

No hay personas desaparecidas en Cuba. Nunca ha habido ni hubo ninguno como resultado de los disturbios recientes. En Cuba no existen lugares secretos para llevar a personas detenidas por cualquier motivo. Los familiares y amigos de cualquier detenido conocen el centro de detención donde se encuentra.

En Cuba no hay desapariciones forzadas, torturas ni ejecuciones extrajudiciales. Nuestra Constitución y otras leyes aseguran las condiciones necesarias para garantizar que estos actos no ocurran en el país, incluso en los centros de detención.

Es falso que como parte de la respuesta de las fuerzas del orden a los hechos violentos y actos vandálicos del pasado 11 de julio se cometieron medidas de esta naturaleza. Los agentes del orden de Cuba actuaron de acuerdo con la ley nacional y las obligaciones internacionales del país y con un mínimo de fuerza ante el vandalismo y la violencia que causaron lesiones a policías y ciudadanos cubanos.

Los datos personales de cualquier persona llevada a una comisaría se registran manualmente en un libro de registro y se ingresan en un registro automatizado que conecta todas las comisarías. Estos registros aseguran conocer la ubicación de cualquier detenido en Cuba. La familia de todas las personas detenidas en relación con los disturbios conocen el lugar donde se encuentra recluido su familiar, han acudido al lugar.

Sin embargo, la mayoría de ellos son puestos en libertad, ya que se ha confirmado que no tuvieron participación delictiva, ni multados o incluso bajo medidas cautelares. Es falso que haya habido algún caso de tortura al respecto.

Ver también: En Miami se realizarán unas protestas para hacer un ‘llamado por la libertad’ de Cuba, Nicaragua y Venezuela

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, recordó recientemente que en el mundo, específicamente en países de América del sur, se han producido miles de asesinatos de líderes comunitarios, defensores sociales, falsos positivos, civiles, y rechazó que tal escenario sea sucediendo en Cuba. También dijo que “no es en Cuba donde se utilizaron sofisticados medios de represión contra los disturbios”.

En todos los casos, las personas detenidas después de los hechos del 11 de julio pueden nombrar un abogado o hacer que se le designe uno de oficio, de conformidad con la Constitución. Todas estas personas han podido gozar y seguirán disfrutando de las garantías del debido proceso consagradas en nuestras leyes. Todas las personas, incluidas las que fueron detenidas como consecuencia de estos hechos tienen derecho a reclamar ante los tribunales las faltas y delitos que consideren cometidos en su contra.

Hace unos días se informó que 63 personas se han acercado a la Fiscalía General desde el 12 de julio. Sus denuncias no han estado relacionadas con desapariciones sino más bien con el interés en conocer detalles sobre la detención de su familiar. En todos los casos, quienes se acercaron a la Fiscalía General fueron informados del lugar donde se encontraba detenido su familiar. Esta Oficina ha informado que se encuentran bajo investigación 5 denuncias relacionadas con desacuerdos generales sobre el proceso judicial derivado de los hechos del 11 y 12 de julio. En ningún caso estas denuncias se refieren al desconocimiento del lugar de detención, ya que los familiares tienen esa información, ni a ningún trato abusivo sufrido por los detenidos.

En Cuba no hay lugar para la impunidad, ni ninguna ley o reglamento que la ampare. En caso de cualquier irregularidad en las acciones de aplicación de la ley durante los hechos antes mencionados, se investigará y se dará a conocer el resultado de la investigación. En caso de que se cometieran violaciones, se tomarán medidas para asegurar el restablecimiento de la ley.

Estados Unidos miente cuando habla de alborotadores pacíficos, intenta justificar nuevas medidas ilegales contra Cuba, evita hablar de vandalismo y desconoce los vínculos de La Florida con el financiamiento y promoción de la violencia en Cuba. Su atención para desacreditar con falsas acusaciones al Gobierno cubano y la distorsión y manipulación mediática de nuestra realidad para confundir y desinformar a la comunidad internacional buscan justificar una agresión contra Cuba. Pero fracasará, como todas las acciones anteriores y numerosas para destruir la Revolución cubana.

Estados Unidos debe dejar vivir a Cuba y también hacer saber al público la verdad. La Revolución cubana ganará.

*Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de la Agencia Anadolu.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.