Turquía, análisis

Occidente intenta socavar la lucha de Turquía contra el PKK

Este discurso de que "los kurdos son perseguidos en Turquía" se transmite febrilmente al público occidental a un ritmo constante para ensombrecer la lucha de Turquía contra el terrorismo del PKK.

Dr. Yusuf Özkır  | 12.02.2019
Occidente intenta socavar la lucha de Turquía contra el PKK

ESTAMBUL

Por: Yusuf Ozkir*

ESTAMBUL

Hay varios puntos focales del antagonismo de los medios occidentales hacia Turquía. Uno de ellos está basado en la instigación de los kurdos en Turquía. Si bien los kurdos de Turquía mantienen a raya todos estos esfuerzos, este discurso (que dice que “los kurdos son perseguidos en Turquía”) está siendo febril para el público occidental a un ritmo constante. Con el fin de ensombrecer la lucha de Turquía contra el terrorismo del PKK, en discursos políticos, en ruedas de prensa y, como resultado, en los medios de comunicación, encontramos que todas las referencias son a "kurdos" en lugar de al propio PKK y esto se hace de una manera extremadamente deliberada.

Esto, a pesar del hecho de que el PKK ha sido designado como una organización terrorista no solo por Turquía sino también por Estados Unidos y Estados europeos. Turquía ha enfrentado esta distorsión manifiesta de hechos básicos a lo largo de sus tres décadas de lucha contra el terrorismo, incluidos todos los incidentes de los últimos años. Es por eso que la campaña contra Turquía, en relación con los kurdos, lanzada en la opinión pública occidental a fines de diciembre y mantenida hasta enero, es simplemente un "recalentamiento" de un plato muy familiar con ingredientes bastante familiares, por así decirlo.

Lo que encontramos en primer plano cuando observamos a los actores de esta propaganda negra son los políticos que se sintieron desconcertados por la decisión de retiro de Siria del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y que ahora están tratando de aplazar la implementación de esta decisión. Actuaron al unísono con ellos principalmente los medios de comunicación de Estados Unidos y muchos de los medios occidentales no dejaron de unirse al coro.

Esta retórica de "la persecución de Turquía a los kurdos" y los esfuerzos para posponer la decisión de Trump aparecieron por primera vez en los medios de comunicación a fines de diciembre y luego para reforzar esta notoria percepción y llevarla a la llanura política estaba el senador republicano Lindsey Graham, quien cuestionó si Estados Unidos dejaría a los kurdos en el norte de Siria a su suerte y si fueran masacrados, "¿quién nos ayudaría en la región en el futuro?".

Posteriormente, fue el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, quien le dio a este intento de ingeniería de percepción un carácter oficial al declarar que su país se aseguraría de que "el ejército turco no masacre a los militantes kurdos".

Luego encontramos esta retórica difundida en muchos otros círculos con mayor frecuencia. El asesor de Seguridad Nacional de Trump, John Bolton, también se unió a la campaña de propaganda negra al repetir la misma declaración durante su visita a Israel. Y más recientemente, a principios de febrero, Donald Trump se encontró con el representante de YPG-PYD, Ilham Ahmed, en su propio hotel, y hablaron durante unos 15 minutos. Antes de pasar a las relaciones de Turquía con los kurdos y los intentos de encubrimiento a favor del YPG, que no es más que la rama siria terrorista del PKK y se encuentra en el corazón de toda esta campaña de propaganda negra, es importante que revisemos las declaraciones de Trump sobre la retirada de Estados Unidos de Siria.

'Lucha de brazos' en la Casa Blanca

Luego de la conversación telefónica del presidente Recep Tayyip Erdogan con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el 14 de diciembre, el frío en las relaciones turco-estadounidenses comenzó a desaparecer. Las relaciones mutuas de los dos países se han embarcado en una trayectoria ascendente por primera vez después de que empezaron a deteriorarse en 2013, cuando el gobierno de Barack Obama comenzó a tomar posiciones cada vez más adversas en Siria en detrimento de la seguridad nacional de Turquía.

Y este acercamiento dio lugar a algo aún más positivo cuando Trump declaró que Estados Unidos retiraría todas sus tropas en Siria, usando oraciones cuidadosamente formuladas para expresar el reconocimiento de las preocupaciones de seguridad nacional de Turquía. El 19 y 20 de diciembre, Trump continuó sus declaraciones confirmando que las tropas estadounidenses en Siria serían retiradas y explicó que el presidente Recep Tayyip Erdogan le había dado garantías de que Turquía llevaría a cabo la fase final de la lucha contra Daesh. Estas declaraciones se produjeron pocos días después de que Erdogan anunció que Turquía lanzaría una operación contra el PKK-YPG en la región dividida en el este del Éufrates con el apoyo de las tropas de Estados Unidos.

Los medios de comunicación de Estados Unidos tuvieron una opinión muy crítica de la acción de Trump, afirmando que fue el presidente Erdogan quien convenció a Trump de anunciar la retirada de Estados Unidos y para dar seguimiento a estas críticas, ha habido bastantes visitas a la Casa Blanca, así como decenas de declaraciones públicas para disuadir a Trump de su decisión de retiro.

Luego, el secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, y Brett McGurk, el enviado presidencial especial para la Coalición Mundial contra Daesh, se negaron a hacer comentarios ante la declaración de retiro de Trump. Así, los medios de comunicación estadounidenses, la burocracia militar y una parte significativa de los círculos políticos comenzaron a hacer declaraciones contra Trump y –si lo expresamos en palabras de Kilic Bugra Kanat – “en el centro de todas estas declaraciones se encuentra un fuerte antagonismo hacia Turquía”.

Aunque las declaraciones en contra de la decisión de Trump incluyeron afirmaciones, por ejemplo, que la influencia rusa e iraní en Siria podría intensificarse y que Daesh podría regresar, se basaron esencialmente en la mentira descarada de que Turquía estaría "masacrando a los kurdos" y el énfasis es que el YPG, un aliado terrorista de Estados Unidos, no debe dejarse a su suerte contra Turquía.

Apoyo a los esfuerzos de Israel por establecer una hegemonía

Y fue en este tipo de atmósfera en la que el asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, visitó Israel e hizo declaraciones que elevarían aún más el nivel de antagonismo en contra de Turquía. La declaración de Bolton de que Washington se aseguraría de que “los turcos no maten a los kurdos” en Siria fue bastante notable por dos aspectos: fue parte de la actual campaña contra Turquía en Occidente y se hizo en Israel.

Dada la afinidad ideológica entre los medios de comunicación globales y los lobbies pro-israelíes, no debería haber duda de que lo que está en juego es una operación bilateral contra Turquía. De hecho, cuando hacemos un análisis del discurso de la declaración de Bolton en Israel, encontramos que está en perfecta sincronía con los esfuerzos de Israel por establecer una hegemonía completa en la región.

El único país que apoyó de manera abierta el referendo de independencia del gobierno de Masoud Barzani a principios de 2018 fue Israel. El país también expresa abiertamente su opinión positiva sobre el PKK y su rama siria, el YPG. Varios ministros israelíes, y principalmente el de Justicia, Ayelet Shaked, no dudan en mentir para incitar a los kurdos contra Turquía en cada oportunidad que tengan. Además, la declaración del jefe del Mossad (Servicio de inteligencia de Israel), Yossi Cohen, de que “el poder iraní es frágil. La verdadera amenaza proviene de Turquía” después de una reunión el 8 de enero entre Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Egipto e Israel también está relacionada con la historia de ficción que asegura que “habrá una masacre de kurdos”, que también se está vendiendo al público israelí.

Al profundizar el caos en la región y tratar de que el público internacional se centre en otras cosas, Israel quiere desviar la atención de su propia agenda de ocupación. Turquía, que gasta su energía en el norte de Siria desde hace un largo tiempo debido a que su seguridad nacional está amenazada, probablemente va en línea con los objetivos políticos expansionistas de Israel. Por lo tanto, no es una coincidencia en absoluto que la declaración del jefe del Mossad en la que considera a Turquía como una amenaza se produjo justo después de la declaración de Bolton en Israel.

Otro aspecto del tema relacionado con Israel es el hecho de que los estadounidenses que se opusieron a la decisión de Trump del retiro de sus tropas lo hicieron afirmando que “la seguridad de Israel” estaba siendo amenazada. Por extraño que parezca, en cierta medida, se exige a Estados Unidos que continúe apoyando al YPG porque Irán sigue siendo una amenaza contra Israel, pero por otro lado el jefe del Mossad muestra audacia al declarar que Turquía es “la verdadera amenaza” y no Irán.

La seguridad nacional de Turquía

El profesor Fahrettin Altun, director de comunicaciones de la Presidencia, publicó un tuit después de la visita de John Bolton a Ankara, subrayando que “la seguridad nacional de Turquía no es negociable”, con la que identificó los límites del debate. Turquía sigue siendo el único país en la región que también pertenece a los kurdos y donde una población kurda considerablemente grande vive en medio de la prosperidad.

Turquía ha luchado contra el PKK terrorista y su rama siria, el YPG/PYD. Una región autónoma que probablemente surja con el apoyo de los Estados Unidos en el este del Éufrates constituiría una de las mayores amenazas contra la existencia y el futuro de Turquía. El presidente Erdogan ha dejado en claro decenas de veces que Turquía no buscará el permiso de nadie para intervenir y destruir esa formación en caso de que alguna vez represente una amenaza para su seguridad nacional.

Turquía y Estados Unidos han hecho parte de la OTAN desde 1952. El hecho de que ciertos individuos estadounidenses inviertan en actores no estatales como el PKK/YPG, haciendo caso omiso de las expectativas de Turquía, supone una violación de los derechos que deben respetarse en una alianza.

El YPG, apoyado por Estados Unidos, es una organización terrorista como Daesh y Human Rights Watch ha informado que ha cometido una serie de delitos, desde torturar y asesinar a civiles hasta el reclutamiento forzado de menores y obligar a las poblaciones locales a exiliarse. Los kurdos que hasta ahora se han refugiado en Turquía después de huir de la persecución del YPG suman alrededor de 500.000. Además, el YPG continúa rápidamente con su campaña de despoblar y ocupar varias ciudades que eran pobladas anteriormente por los árabes.

Los esfuerzos para engañar a los kurdos no dan frutos

Es cierto que hay muchas personas que “compran” la propaganda de que “los kurdos serán asesinados”. En este discurso, piensan que tienen un argumento útil para ensombrecer la imagen positiva de Turquía, y también, basándose en este discurso, están soñando que podrían provocar un conflicto masivo al enfrentar a los kurdos contra los turcos.

Debemos recordar que esta afirmación sin fundamento (que “los kurdos son o serán masacrados”) en la que ciertos lobbies occidentales han estado invirtiendo, no han capturado la atención de las poblaciones kurdas; y más allá de eso, tanto los turcos como los kurdos rechazan y descartan totalmente esas previsiones. En 2016, circuló en Occidente un discurso similar, intentando detener las operaciones militares de Turquía contra el PKK cuando el grupo terrorista se declaró autónomo en varios centros urbanos del sureste de Turquía y luego cavó trincheras en las calles y frente a varios hogares, y usaban mezquitas como puestos de operación. Los autores intelectuales de este discurso buscaban generar un ambiente de tensión y conflicto armado instando a los kurdos a salir a las calles. Pero los kurdos rechazaron las armas de los conspiradores y Turquía destruyó todos los nidos terroristas.

Otro acontecimiento notable que ocurrió en el período en que las operaciones de Turquía contra el PKK se encontraban en su nivel más intenso fue cuando la Alianza Popular, establecida por el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AK) y el Partido de Acción Nacionalista (MHP), recibió más votos por parte de los kurdos comparados con las elecciones anteriores.

Cuando examinamos el contenido del creciente número de noticias sobre el PKK/PYD/YPG en los medios de comunicación occidentales, vemos que todas las historias de ficción contadas por terroristas se convierten en artículos sin ningún grado de escrutinio. Aunque Turquía ha declarado repetidamente que la operación en el este del Éufrates no será contra los kurdos sino contra los terroristas del PKK, los medios de comunicación occidentales no se mueven para hacer el menor cambio en la retórica utilizada en las noticias y columnas. El punto de vista predominante en Occidente, que busca establecer a los kurdos como una sola cosa con el PKK y el YPG, está siendo promovido deliberadamente de una manera consistente.

La afirmación de que “los kurdos están en la mira” se está vendiendo en los medios de comunicación occidentales y en ciertos círculos políticos, aunque se sabe a ciencia cierta por ejemplos anteriores, que Turquía implementa una estrategia militar en el terreno que va en línea con sus repetidas declaraciones de que estas operaciones solo van dirigidas contra los terroristas y no contra civiles. Aunque los occidentales no aprenden ninguna lección, como en todos los ejemplos anteriores, esta propaganda negra tampoco dará sus frutos. La razón simple es que la hermandad turco-kurda es una de las raíces más arraigadas y la cultura de convivencia que heredaron de los tiempos otomanos y sus sensibilidades islámicas que rechazan cualquier tipo de racismo ya han creado una base mucho más sólida para construir su futuro juntos.

*Profesor asociado en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Estambul Medipol. También es el coordinador de publicaciones de la revista Kriter.

*Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de la Agencia Anadolu.

*Daniela Mendoza y Maria Paula Triviño contribuyeron con la redacción de esta nota.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida. Póngase en contacto con nosotros para obtener las opciones de suscripción.
@ilgilikonular
Bu haberi paylaşın