Política, Análisis

Los motivos de la creciente tensión en Irán tras la entrevista filtrada del ministro de Exteriores

Este escándalo demuestra que Irán necesita de un ambiente que permita discutir los problemas del país de manera abierta, como la creciente obsesión de la Guardia Revolucionaria Islámica de considerar la política un asunto de seguridad de Estado.

Dr. Serhan Afacan   | 05.05.2021
Los motivos de la creciente tensión en Irán tras la entrevista filtrada del ministro de Exteriores Ministro de Exteriores de Irán, Javad Zarif. (Daler Mirov - Agencia Anadolu)

ESTAMBUL

Por: Dr. Serhan Afacan*

La filtración de una entrevista de siete horas del ministro de Exteriores de Irán, Javad Zarif, con Saeed Laylaz, economista, periodista y exasesor del expresidente Mohamed Jatamí, ha causado un revuelo político tanto dentro como fuera de Irán.

La administración del presidente Hassan Rouhani ha vuelto a demostrar su incapacidad a la hora de gestionar una crisis política. Mientras el escándalo, bautizado de manera exagerada como “Zarifgate” por algunos medios extranjeros, ha provocado la dimisión de varios oficiales en la administración de Rouhani, otros oficiales se han dedicado a culpar a la oposición y a “enemigos del Estado iraní” foráneos.

Por su parte, el ala conservadora de la oposición ha lanzado duras críticas contra Zarif, mientras que el líder supremo del país, Ali Jamenei, ha expresado su profundo molestar por lo sucedido y ha criticado a Zarif por sus declaraciones con expresiones suaves y sin mencionar su nombre.

En realidad, Zarif no dice ni aporta nada que no se supiese hasta el momento. Lo único nuevo de las declaraciones de Zarif es la claridad con la que expone lo que él considera como problemas y el hecho de que sea un funcionario de alto rango como el ministro de Exteriores quien habla. Por lo demás, nada nuevo bajo el sol.

En sus declaraciones Zarif acusa a Rusia de intentar hacer que fracasaran las conversaciones sobre el acuerdo nuclear entre Irán y Occidente. También alega que el exsecretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, les avisó, en numerosas ocasiones, sobre los ataques contra las fuerzas iraníes desplegadas en Siria. Alegaciones que el actual secretario de Estado, Antony Blinken, ha negado rotundamente.

Zarif también critica la influencia de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) de Irán en la política del país, sobre todo en la exterior. En este sentido, Zarif se queja de la continua intervención del general Qasem Soleimani, asesinado por Estados Unidos en un ataque aéreo en Irak, en los asuntos de asuntos exteriores y sus interminables exigencias. También lo acusa de haber viajado a Moscú en julio de 2015 sin el conocimiento de Exteriores con el propósito de impedir el acuerdo nuclear.

Durante la entrevista, Zarif expresa su respeto hacia Soleimani, pero recalca la existencia de diferencias en los puntos de vista de ambos.

Zarif recuerda que una vez suspendidas las sanciones y la retirada de Iran Air de la lista de organizaciones terroristas por parte de Estados Unidos, la aerolínea incrementó sus vuelos a Siria seis veces presionada por Soleimani, en un movimiento que Zarif tilda de “provocativo”. Las noticias de entonces apuntaban al transporte de armas y municiones en esos aviones.

Así mismo, Zarif critica la visita del presidente del régimen sirio, Bashar al-Assad, a Teherán en 2019 durante la cual se reunió con Jamenei. Una visita coordinada por Soleimani sin el conocimiento de Zarif. En su momento, Zarif expresó su desacuerdo con lo sucedido presentando su dimisión ante Rouhani, cosa que este rechazó.

Zarif es un diplomático experimentado con una carrera de casi 40 años y largos años de servicio como representantes de su país ante las Naciones Unidas. Zarif sabe muy bien que la política exterior de Irán depende de Jamenei y de los órganos a él subordinados, como la IRGC. No tiene ningún sentido que se vanaglorie de los éxitos diplomáticos logrados durante sus ocho años a la cabeza de la diplomacia iraní y que acuse a otros de los fracasos. Lo acontecido en los últimos días demuestra, una vez más, que la candidatura a la presidencia y la política interior son dos ámbitos que superan las capacidades de Zarif.

Como otros países, Irán experimenta escándalos de este tipo de vez en cuando. El problema de Irán yace en que las partes eligen acusarse la una a la otra en vez de sentarse a dialogar para intentar superar las crisis. Irán necesita de un ambiente que permita discutir los problemas importantes del país, como la creciente obsesión de la IRGC de considerar la política como un asunto de seguridad de Estado, de manera abierta. Los ciudadanos de a pie no tienen conocimiento de estos temas ni de las discusiones que ocurren a puertas cerradas y por eso piensan que los problemas no están siendo tratados debidamente.

Rouhani y Zarif cometen un error al intentar mostrar el problema como una mera crisis de inteligencia en vez de adoptar una postura política sobre los temas que se mencionan en la grabación filtrada. Este error va a tener consecuencias políticas para los dos. Es verdad que, de cierto modo, lo ocurrido podría definirse como un robo, pero, en realidad, lo que se ha robado no es sino el futuro político de Irán. Mientras tanto, el espacio para hacer política en Irán sigue estrechándose. Puede que el daño que el “enemigo” de Irán quiere hacerle sea precisamente ese.

*Serhan Afacan completó sus estudios de Master y doctorado sobre Irán en la Universidad de Leiden. Actualmente es profesor en el Instituto de Oriente Medio y Estudios Sobre Países Musulmanes

*Traducido por Daniel Gallego.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.