Mundo, Análisis

Las alianzas internacionales lideradas por Arabia Saudita no alcanzan sus objetivos

Diversos especialistas apuntan a que el éxito de la nueva alianza internacional de Arabia Saudita está condicionado a la existencia de un objetivo y prioridades comunes, esencias que esta alianza, así como las anteriores, carece.

Husseın Mahmoud Ragab Elkabany   | 11.01.2020
Las alianzas internacionales lideradas por Arabia Saudita no alcanzan sus objetivos Bandera de Arabia Saudita. (Muhammed Enes Yildirim - Agencia Anadolu)

ESTAMBUL

Luego de cuatro alianzas internacionales fracasadas en los últimos cinco años, el ministro de Exteriores de Arabia Saudita, Faisal bin Farhan, anunció este lunes la creación de una quinta: el Consejo de los Países Árabes y Africanos a Orillas del Mar Rojo y del Golfo de Adén.

El anuncio se produjo durante una rueda de prensa organizada en la capital de Arabia Saudita, Riad, en la cual Farhan informó que el propósito del consejo era procurar la colaboración y coordinación entre los países miembros sobre la situación del estrecho de Bab al-Mandab frente al aumento de las amenazas en este.

Farhan dejó clara que por el momento el consejo no tenía la intención de crear una fuerza militar propia, indicando que todos los países miembros poseían capacidades defensivas y mecanismos de coordinaciones bilaterales entre ellos.

Sin embargo, Farhan añadió que esta coordinación bilateral podría ser desarrollada y evolucionada a una conjunta en el futuro en el caso de que fuese necesario.

La nueva alianza está formada por Arabia Saudita, como su líder, Sudán, Yibuti, Somalia, Eritrea, Egipto, Yemen y Jordania.

Diversos especialistas apuntan a que el éxito de esta alianza está condicionado a la existencia de un objetivo y prioridades comunes, esencias que esta alianza, así como las anteriores, carece.

El escalamiento de tensiones con Irán

En declaraciones a la Agencia Anadolu, el profesor de ciencias políticas, Muzanna al-Ubaidi, opina que la fecha en la que Arabia Saudita anunció su nueva alianza estaba relacionada con la última escalada de tensión de Irán en la región a raíz del asesinato del excomandante de la Fuerza al-Quds, el teniente general Qasem Soleimani. El analista afirma que se trata de una reacción a una alianza opuesta o simplemente un movimiento para equilibrar la balanza en la región.

Por su parte, el especialista en asuntos de seguridad nacional y estudios sobre Irán, Firas Ilyas, asegura que la principal razón de la creación de la nueva alianza son las actividades “preocupantes” de Irán y los hutíes en el golfo Pérsico y Bab al-Mandab. Pone como ejemplo los ataques a la petrolífera saudita, Saudi Aramco, el 14 de septiembre del año pasado. 

Obstáculos

Ubaidi afirma que el éxito de la alianza está supeditado a la postura en favor o en contra que las capitales de los países del golfo tomen. Señala que estos son conscientes de que no les interesa que Riad sea la parte perdedora frente a Teherán.

Para Ilyas, el principal obstáculo frente a la alianza son las relaciones de algunos países del golfo como Catar, Kuwait y Umán con Irán. Sin embargo, Ilyas recuerda que Riad logró crear un Estado Mayor de la Defensa Conjunto (EMAD), entre los países del golfo, llamado Fuerzas del Escudo de la Península Arábiga, y obligarles a no adoptar políticas que choquen con la orientación estratégica del EMAD. 

Alianzas contradictorias

El experto egipcio en relaciones internacionales y asuntos de Oriente Medio, Tariq Diyab, señala diversas contradicciones alrededor de la alianza, ya que esta carece de objetivos únicos y prioridades comunes.

Diyab agrega que la falta de una fuerza militar conjunta disminuye la operatividad de la alianza por una parte, mientras que por otras confirma que se trata de una alianza puramente política cuyo fin es disuadir a Irán.

El experto recuerda que Irán no es la única amenaza en el mar Rojo, sino que las actividades de inteligencia de Israel en este corredor marítimo y su intento de dominarlo también suponen una amenaza para la alianza.

Diyab opina que detrás de la creación de la alianza se encuentra el deseo de Arabia Saudita de convertirse en una potencia regional y tomar un papel más activo, especialmente tras el declive del protagonismo de países como Egipto, Siria e Irak en la región.

Según ha podido averiguar la Agencia Anadolu, Arabia Saudita ha liderado cuatro alianzas internacionales, a parte de esta nueva, desde 2015. No obstante, ninguna de estas ha conseguido los objetivos esperados. 

La alianza que se autoerosionó

Desde marzo de 2015, la coalición bajo el liderazgo de Arabia Saudita realiza operaciones militares en Yemen en apoyo de las fuerzas gubernamentales en su lucha contra los rebeldes hutíes quienes controlan varias provincias, entre ellas la capital, Saná.

El conflicto ha causado un deterioro considerable en la situación humanitaria en Yemen, donde millones de yemeníes se enfrentan a la hambruna, y otros tantos necesitan de ayudas humanitarias para poder sobrevivir.

En un principio la coalición estaba formada por varios países. No obstante, al día de hoy solo continúan Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos (EAU). Rumores surgidos en los últimos meses apuntan a la intención de este último también de abandonar la coalición. 

Alianza con ejecución suspendida

A finales de 2015, Arabia Saudita anunció la creación de la Alianza Islámica Militar para Combatir el Terrorismo. Según Riad, 41 países integran la coalición, cuya primera reunión tuvo lugar en Riad a finales de 2017.

No obstante, desde entonces Riad no ha anunciado ningún paso o acción determinante en lo que a la lucha contra el terrorismo se refiere. Por el contrario, la alianza se ha dedicado a organizar seminarios y actividades sobre la lucha contra el terrorismo y la distorsión de la imagen verdadera del Islam. 

La ‘OTAN árabe’ nació muerta

En 2018, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, propuso la creación de una OTAN árabe que posteriormente se llegó a llamar la Alianza Estratégica de Oriente Medio (MESA).

En abril de 2019, Arabia Saudita anunció que iba a organizar una reunión con el propósito de determinar las principales líneas de la alianza y a la que invitó a Estados Unidos, EAU, Bahrein, Kuwait, Omán, Catar, Jordania y Egipto. Esta última no participó.

Las posibilidades de que esta alianza llegue a formarse son escasas, ya que los países árabes del golfo viven una división profunda entre ellos, así como los demás países candidatos a ser miembros de la alianza no se ponen de acuerdo a la hora de determinar las principales amenazas y prioridades a tener en cuenta. 

El cuarteto y los signos de reconciliación

La alianza entre Arabia Saudita, EAU, Bahrein y Egipto tampoco logró imponer sus condiciones a Catar, cuando en junio de 2017 estalló una crisis política entre Arabia Saudita y Catar a raíz de las acusaciones del Reino de que este país apoyaba a organizaciones terroristas como Al-Qaeda, Daesh y la Hermandad Musulmana en Egipto.

Desde entonces, el cuarteto había implementado un bloqueo terrestre, marítimo y aéreo a la península de Catar, así como un boicot general en el marco de unas “medidas punitivas”.

Se trata de la peor crisis entre países del Golfo Pérsico desde la creación del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo en 1981. 

*Traducido por Daniel Gallego.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.