Política, Economía, Análisis

Arabia Saudita pierde la guerra del petróleo y podría perder también a su único aliado en Occidente

La apuesta saudí puso a Moscú en una mejor posición no sólo con respecto a EEUU, sino también con respecto a las relaciones saudí-rusas.

Dr. Ali Hussein Bakeer   | 13.04.2020
Arabia Saudita pierde la guerra del petróleo y podría perder también a su único aliado en Occidente (Archivo Agencia Anadolu)

ESTAMBUL

Por: Dr. Ali Hussein Bakeer*

Durante los últimos años, Rusia y Arabia Saudita han intensificado sus esfuerzos de reconciliación de una manera sin precedentes. El príncipe heredero Mohammed bin Salman (MBS) visitó Rusia en mayo de 2017 [1], allanando el camino para que el Rey Salmán bin Abdulaziz se reuniera con Putin en Moscú en octubre [2] del mismo año. La visita, la primera de un monarca saudí a Rusia, fue aclamada como histórica por los medios de comunicación rusos y saudíes. Moscú extendió la alfombra roja para el rey Bin Abdulaziz y muchos expertos esperaban que la visita abriera un nuevo capítulo histórico en las relaciones entre los dos países, ya que Riad, la capital saudita, había prometido previamente invertir miles de millones de dólares en Rusia, incluyendo USD 10.000 millones [3] en el fondo de inversiones directas de Rusia.

Esta percepción cobró fuerza más tarde, en noviembre de 2018, después del saludo informal [4] entre el príncipe heredero saudí y el presidente ruso Putin durante la reunión del G-20 en medio del aislamiento internacional de MBS tras su relación con el asesinato del periodista Jamal Khashoggi. La visita de Putin al Reino en octubre de 2019 [5] y el acuerdo sobre el petróleo en diciembre del mismo año [6] dieron la impresión de que las relaciones entre Arabia Saudita y Rusia estaban en su mejor momento. Poco después, sin embargo, los rusos se dieron cuenta de que los saudíes prometían mucho pero entregaban poco. La santa alianza petrolera entre MBS y Putin, que ayudó a ambas partes a mejorar sus ingresos energéticos y creó un vínculo entre los dos hombres, pronto haría explotar la alianza.

Desde 2016, el petróleo ha constituido el núcleo de la profundización de las relaciones saudíes-rusas. Riad y Moscú se han coordinado bajo el paraguas de la OPEP+ para estabilizar el mercado del petróleo y mantener los precios del petróleo en niveles beneficiosos. En diciembre de 2019, el ministro saudí de petróleo previó [7] que el acuerdo de la OPEP para frenar la producción de petróleo con los aliados que no son miembros de la OPEP, incluida Rusia, resistiría el paso del tiempo y se mantendría firme "hasta que la muerte nos separe". Tres meses más tarde, Riad y Moscú libraron una guerra por el petróleo entre sí, lo que dio lugar a la mayor caída de los precios del petróleo en unas dos décadas.

La semana pasada, las dos superpotencias petroleras intercambiaron acusaciones sobre qué lado recae la responsabilidad de la situación actual. El presidente ruso Putin acusó a Arabia Saudita [8] de retirarse del acuerdo con la OPEP y de bajar los precios a USD 40 por barril para destruir a sus competidores del petróleo. Arabia Saudita respondió [9] con dos declaraciones del Ministro de Relaciones Exteriores Faisal bin Farhan y el Ministro de Petróleo, príncipe Abdul Aziz bin Salman, quienes negaron las acusaciones rusas, enfatizando que Moscú se retiró del acuerdo con la OPEP+ mientras el Reino y los otros 22 países trabajaban para convencerlo de que aumentara los recortes en la producción.

La guerra del petróleo [10] tuvo como telón de fondo la petición saudita de que la OPEP+ aplicara recortes más profundos equivalentes a 1,5 millones de barriles al día (b/d) en medio de la pandemia de coronavirus. Rusia no aceptó la solicitud, y esto resultó en el fracaso del acuerdo de larga data entre ambas partes y la inundación del mercado con petróleo saudí, obligando a Moscú a aceptar la solicitud bajo la presión de los bajos precios. En tal situación, cabe preguntarse por qué tal desacuerdo desencadenó una guerra por el petróleo entre los dos supuestos Estados que eran mejores amigos recientemente.

Como dijo el portavoz de Rosneft, Mikhail Leontiev [11]: "Si siempre cedes a los socios, ya no eres socio. Se llama otra cosa". Cuando los saudíes pidieron a Rusia que contribuyera a nuevos recortes más profundos, Moscú calculó que Riad estaba haciendo un favor a EEUU a expensas de Rusia porque los recortes más profundos complicarían su posición frente a varios actores en lo que respecta a las cuotas de mercado y darían poder a las compañías de petróleo de esquisto de EEUU, trayéndoles más beneficios, de nuevo a expensas de Moscú. Por eso cuando los saudíes decidieron inundar el mercado con petróleo, a Rusia no le importó mucho el juego saudí.

Los saudíes pensaron que podían salir victoriosos de la guerra del petróleo porque podían apalancar dos millones de b/d adicionales en comparación con la capacidad rusa de unos pocos cientos de miles de b/d. Sin embargo, Rusia sabía que Riad no podría utilizar esta ventaja durante mucho tiempo porque la capacidad de almacenamiento mundial estaba a punto de alcanzar su límite [12] y cuando esto ocurriera, obligaría a Riad a reducir la producción sin poder obligar a Moscú a aceptar sus términos.

Desde la perspectiva rusa, cuando los saudíes decidieron emprender la guerra del petróleo, se dispararon a sí mismos y a sus amigos estadounidenses también. Si paraban la guerra en ese momento, no habría ningún daño en dejar que la KSA ofreciera algo de petróleo y que las empresas de esquisto de EEUU perdieran beneficios y cuotas de mercado. Volveremos al punto de partida, sólo que con Rusia en una mejor posición de la que estaba originalmente.

Si los saudíes eligieran negociar con Rusia presionaría a EEUU en cualquier recorte esperado en la producción de petróleo. Lograrlo sería una gran victoria para Moscú. Riad no habría logrado nada aparte de herirse a sí mismo y a su aliado, ayudando en última instancia a Moscú a alcanzar sus objetivos.

Pero, si los saudíes decidieran continuar con la guerra del petróleo, muchos países productores se molestarían con Riad porque no son tan grandes productores y no tienen muchas reservas de divisas para compensar la enorme diferencia de precios. Además, la guerra del petróleo no sólo mataría a la industria del petróleo de esquisto de EEUU, sino que también amenazaría las posibilidades de Donald Trump de ser reelegido como presidente en noviembre. Esto significa que los rusos podrían sentarse y disfrutar viendo a Arabia Saudita destruir sus relaciones con los EEUU y perder a su único aliado en Occidente.

En otras palabras, la apuesta saudí puso a Moscú en una mejor posición no sólo con respecto a EEUU sino también con respecto a las relaciones saudí-rusas. Desde 2017 los saudíes han estado tratando de utilizar sus relaciones con Rusia como una cobertura contra la imprevisibilidad de la administración estadounidense; sin embargo, después de la guerra del petróleo, se arriesgan a perder ambos.

Después de la última reunión de la OPEP y la reunión extraordinaria de los ministros de energía del G20 el 10 de abril, las cosas indican que nos dirigimos hacia un segundo escenario. Sin embargo, México se negó a recortar 400 mil b/d, lo que nos lleva a un tercer escenario. Varios senadores republicanos [13] de EEUU respondieron amenazando a Arabia Saudita con que "Washington recortará la ayuda militar si el Reino no reduce su producción, y pondrá fin a la guerra de precios". Otros, como el senador Kevin Cramer, dijeron que "los próximos pasos de Arabia Saudita determinarán si nuestra asociación estratégica es salvable". Pero el senador Ted Cruz fue aún más lejos al amenazar al Reino: "Si quieres comportarte como nuestro enemigo, te trataremos como nuestro enemigo".

En otro nivel, el impacto de la guerra del petróleo en la política exterior saudí es evidente. Sintiendo el dolor de los bajos precios del petróleo y los altos costos de sus aventuras regionales, los saudíes parecen estar más limitados ahora que nunca. Sus prioridades están cambiando y, debido a la pandemia del coronavirus y a la guerra del petróleo, necesitan inyectar mucho dinero en el ámbito nacional. La semana pasada, Riad decidió anunciar [15] un cese del fuego unilateral en Yemen. Si Arabia Saudita continúa desafiando a Rusia, Moscú puede complicar su ya complicada situación con Irán, Siria y Libia, e incluso en Yemen.

[1] https://www.youtube.com/watch?v=9t9FFBMS1kk

[2] https://www.cnbc.com/2017/10/05/saudi-king-visits-russia-as-billion-dollar-deals-on-the-table.html

[3] https://rdif.ru/Eng_fullNews/1489/

[4] https://edition.cnn.com/2018/11/30/opinions/the-astounding-putin-mbs-high-five-zelizer/index.html

[5] https://apnews.com/09fe0e9931904b5da91fd38dddae915e

[6] https://www.cnbc.com/2019/12/06/opec-saudi-arabia-and-russia-set-to-impose-deeper-oil-production-cuts.html

[7] https://www.cnbc.com/2019/09/09/opecs-deal-with-non-opec-producers-will-last-saudi-energy-minister-says.html

[8] https://www.reuters.com/article/us-oil-opec-russia-putin-saudi/putin-pins-blame-on-saudi-arabia-and-coronavirus-for-collapse-in-oil-prices-idUSKBN21L2MY

[9] https://arabic.euronews.com/2020/04/04/saudi-arabia-sharply-rebukes-russia-over-oil-price-collapse

[10] https://sites.tufts.edu/fletcherrussia/oil-wars-understanding-the-saudi-russia-game-of-chicken/

[11] https://www.insideover.com/economy/russia-refuses-opec-deal-to-cut-oil-production.html

[12] http://www.fletcherforum.org/home/2020/4/4/oil-wars-understanding-the-saudi-russia-game-of-chicken

[13] https://www.bloomberg.com/amp/news/articles/2020-04-11/u-s-steps-up-pressure-on-saudi-arabia-as-oil-talks-drag-on?sref=KTJ8vTZR&__twitter_impression=true

[14] https://www.dallasnews.com/news/politics/2020/04/11/ted-cruz-says-saudi-oil-dumping-is-enemy-act-and-if-china-cuts-medical-supplies-thats-an-act-of-war/

[15] https://www.theguardian.com/world/2020/apr/09/saudi-arabia-begins-two-week-ceasefire-in-yemen-due-to-coronavirus

*El escritor es analista de relaciones internacionales y asesor político.

*Las opiniones expresadas en este artículo son propiedad del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de la Agencia Anadolu.

*José Ricardo Báez G. contribuyó con la redacción de este análisis.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.